La escribidora de cartas. Relato de amor

 



                Tarjeta diseñada con cariño por Mónica  Neogéminis, gran escritora y creadora de puentes que unen.

                        

                   

                       ME DESPIDO POR UN TIEMPO DE DESCANSO

                      (UN ABRAZO JUNTO A MIS AMIGOS JUEVEROS)



https://www.abebooks.com/paper-collectibles/Lettres-Autographes-Sign%C3%A9es-Andr%C3%A9-M%C3%A9tayer-Yvonne/16415345970/bd



No había día que no tuviera su carta terminada. Con sus dedos temblorosos la cerraba cuidosamente siguiendo un ritual único para ella. Ponía sus labios sagradamente sobre el sobre y estampaba un beso grácil como una libélula. Entonces me miraba, con un destello de luna feliz en los ojos, y me la daba para que la llevase al buzón más cercano. Yo la sonreía una vez más, y al salir guardaba la carta en mi bolsillo, sin intención de moverla de allí. Aquél a quien iba dirigida había muerto quince años atrás:

  "Su marido es uno de los desaparecidos en combate". Eso fue lo que nos dijeron en la embajada el mismo día en que un hacha partía en dos la mente de mi madre y mi futuro.

 Ella era y es, posiblemente, la cabeza más brillante de su generación: doctorada en matemáticas, elucubra ecuaciones sobre la gravedad. Cincuenta años, voluntariosa, apasionada, entregada a los números, medio inválida pero brillante como Sirio. Realiza conferencias desde casa acerca de la teoría del caos y variadas “bagatelas astrofísicas”, como ella dice.  Sin embargo, padece una extraña locura, una grieta en su cerebro maravilloso la hace vivir detenida en el día anterior a que nos dieran la horrible noticia. Desde entonces, han pasado quince largos años… Pero para mi madre, él acaba de partir y ella es todavía una jovencita con un bebé en su vientre.  Y lo está esperando… Lo espera desde aquel momento, borrado para todos menos para su corazón. El tiempo es una ilusión existente sólo en la mente humana, me dice muchas veces. Y no hay quien la convenza en ese punto. Su marido sigue vivo, y, por supuesto, espera ansioso sus cartas. La realidad es muy seria y tiene infinitas vías paralelas, afirma riendo y con una nueva misiva para darme. Cada día es así; cada día le escribe, y le cuenta… y desahoga todo su amor contenido. Yo me declaro incapaz de contradecirla: no sé si se engaña para sobrevivir o realmente lo cree.

No lo sabe, pero en mi habitación hay una pila enorme de cartas suyas. Al principio me daba pudor leerlas; pero un día la curiosidad me venció y abrí varias. Desde entonces, he leído muchas. En cierto modo, me hace ilusión entrar en su mundo y salir del mío; creerme su fantasía. Me nutren. Es como si ella abriera una puerta tierna y esperanzada que yo jamás podría abrir. Si soy sincero, no quiero que salga nunca de su locura parcial. La amo así.

Ésta es una de sus 4310 cartas. Sólo un ejemplo de cómo era y de su enorme amor por mi padre:

  

“Valencia, 15 de Mayo del 1972

 

 Hola, soldado mío, embrujador de distancias; sin masa que yo pueda estrujar, me pesas aquí dentro como un agujero negro… Abejorro negro, mejor dicho…: ¡ya no libas de las incógnitas juguetonas de mis labios!

¿Por qué tardas tanto?

Tengo que decirte que hoy me han lastimado. Y no es la primera vez. Alguien me ha dicho que no existes. Majadero...

Sí, me ha herido... Porque ¿quiénes son ellos para decir lo que es y lo que no?

Te difuminas, amor, creo volverme loca… Alguien o algo te está alejando de mi lado.

Pero lucharemos.

Tuya siempre, tanto que dejo de ser mía.

Te pongo el logaritmo que anuncia los reencuentros y beso la carta con mis labios en posición de infinito:

  log10 100 = 2 (recuérdalo)

 

Malena”

 

Y aquí dejo otra más lírica en que parecía intuir la realidad que todos ignorábamos:

 “Valencia, 9 de septiembre del 1980

 Te fuiste tan lejos, amor... 

Mis lágrimas rodaron, buscándote, a través de estepas, valles de gritos, autopistas locas. Árboles, árboles abrazados se quemaban en mi mente. Corrí por encima de cabezas anónimas, pero no vieron arrasarse la ciudad bajo mi llanto.

La tristeza sigue agujereando tumbas entre mis jacintos muertos. Orificios sin fondo que voy llenando con tus recuerdos.

Si supieras cómo se disipa mi calor de mujer, de ser humano... Esto es lo que tengo ahora: un río helado engullendo mis pálidos ojos. Miedo. Frío.

A pesar de todo, te espero; nunca pierdo la esperanza, cariño de mi ser. Enciendo una vela cada noche y la soplo suavemente, sin llegar a apagarla. Ella vibra, zigzagueando con mi aliento. Y me figuro que es tu sonrisa bailarina. Con ella duermo. Con ella vivo. Ni toda el agua que me aplasta puede apagarla aquí dentro.

 Te ama hasta el límite,

Malena”

 

 

                                                    *

 

 

Hace pocos días vi a mi madre alterada. Le temblaban las manos cuando me dijo con expresión desesperada que ya había esperado demasiado. Estaba agotada y creo que presentía su muerte. Me suplicó durante horas, como si yo tuviera algún poder, que la llevara junto a mi padre; que moviera mares y montañas para buscarlo en Rusia, antes de su final. Le contesté que era imposible porque llevaba muerto quince años. Se quedó callada; su rostro se paralizó en una mueca de agonía, como si hubiera recibido un impacto de bala a través de mis palabras. Se levantó después muy despacio y se fue hacia su escritorio.  Yo la dejé sola. Estuvo toda la tarde escribiendo y rompiendo papeles que desperdigaba por el suelo…. Me encontraba tan turbado, dolido, confundido por ella…  Pero no podía hacer absolutamente nada.

 Aquella misma noche murió. En su mano agarraba con fuerza una última carta. Decía así:

 “Querido… ¿Dios? o lo que sea que hay tras el telón y estas máscaras de cera…:

La vida es una incógnita que yo no he conseguido descifrar.

Pero te suplico que me escuches: dondequiera que esté él. Dile que venga a buscarme. ¡Tú puedes hacer que las paralelas se crucen!

Por favor, envíale mi voz. Haz que le llegue, ¡Grito su nombre! ¡Su nombre!”

 Lo más extraño de todo…, (ahora, ya puedo contarlo, escupir la absurda incógnita de la ecuación, al fin...) es que mi padre no había muerto. Apareció de golpe, en el umbral de nuestra casa,  sólo dos meses después de la muerte de mi madre. Estuvo condenado en un campo de concentración ruso todos esos años, hasta que al fin, cuando cambiaron las circunstancias políticas, pudo ser repatriado. El mensaje del embajador español fue erróneo, no sabemos por qué. Durante su cautiverio, como el resto de presos españoles, fue privado de comunicación con su familia.

Ya tarde se encontró con ella... sobre su lápida. Las paralelas no pudieron cruzarse, pensé después de conocer a mi padre.

Le entregué la gran caja de cartas que abrió asombrado con sus raquíticas manos. Lo abracé casi como si no fuera de este mundo… Para mí era un extraño que sólo conocía a través del amor de mi madre. A pesar de su notable debilidad me abrazó con una fuerza tremenda.

Lo dejé sólo junto al cajón de cartas. Debía hacerlo…

Lo miré por última vez, de espaldas a mí, arrodillado, temblando. Azotado por una intensa emoción, sacaba con frenesí una tras otras las miles de cartas que iban cayendo a su alrededor como blanda nieve amarilla. Antes de salir de mi casa escuche su ahogado pero profundo lamento. Jamás podré olvidarlo.


***


     



57 comentarios:

  1. Hola querida Volarela, vengo a pedir disculpas por mi extensa ausencia, a veces la vida obliga a ocuparse de cosas impostergables, pero aquí estoy, regresando lentamente.
    En uno o dos días vendré a disfrutar de tu relato, seguramente maravilloso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Estupendo que vuelvas!
      Y te comprendo perfectamente... A mí me pasa lo mismo. No tienes que disculparte para nada... Gracias por pasar por este rincón :)

      Eliminar
  2. Volarela, en el momento cumbre me hiciste exclamar ¡Nooo! Realmente impactante, posible, real, debe haber pasado muchas veces algo así, pero al mismo tiempo sorpresivo.
    Me encanta leerte, tus relatos contienen un poderoso andar natural que va llevando siempre hacia buen final, sea la historia triste o no, al menos a mí así me ocurre.
    Te dejo un gran abrazo y espero saber de vos pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!
      Me alegra que hayas llegado hasta el final... ja,ja :). Es bien largo. Y te lo agradezco. Suelo trabajar mucho los finales, es el último sabor que queda en el lector como ya sabes. Muy valiosa tu impresión.
      Un fuerte abrazo :)

      Eliminar
  3. Ante todo decirte que escribes con una calidad literaria manifiesta. He disfrutado mucho con esta historia de pérdida/re-encuentro con un final inesperado e impactante, para no olvidar.
    Hay párrafos y frases que deseo destacar:
    "Esperaba entonces un bebé en su vientre. Y lo está esperando… Lo espera desde aquel momento, borrado para todos menos para su corazón". “El tiempo es una ilusión existente sólo en la mente humana“. "En cierto modo, me hace ilusión entrar en su mundo y salir del mío; creerme su fantasía. Me nutren".
    “La tristeza sigue agujereando tumbas entre mis jacintos muertos. Orificios sin fondo que voy llenando con tus recuerdos”. Lo dejé sólo junto al cajón de cartas. Debía hacerlo…
    Enhorabuena.
    Te invito a comentar alguno de mis relatos en marcosplanet
    Gracias de antemano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marcos. Me agrada mucho encontrar lectores-escritores tan atentos, sensibles y delicados. Te buscaré con mucho gusto; seguro que escribes muy bien.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Acabo de recibir una emoción muy intensa con la lectura de tu cuento. No he dejado en ningún momento de sentir lo que, con tus certeras palabras, tratabas de comunicar y la compasión se hace presente durante todo el relato, se adueña de sentimientos y emociones, lo has conseguido pero, la explosión final del retorno del padre es tan inesperado y al mismo tiempo, añade un dramatismo de gran intensidad. La verdad, el corazón tenía razón. Sin embargo, el sufrimiento que provoca es atroz. Hiere porque es la desesperanza y la soledad de quien ha sufrido ya demasiado. Lo que conmueve es que tu relato puede tener una base realista.
    Un abrazo de paz y mis mejores deseos para tí en este año que ya está acabando y en todos los que quedan por arribar a tu vida. Por favor no dejes de avisarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi querida Franciska. Sabes que eres indispensable en esta casa y más allá... Me encanta tu opinión, tus apreciaciones siempre son novedosas para mí y me ayudan mucho...
      Te deseo lo mismo, de corazón.
      Un gran, gran abrazo :)

      Eliminar
    2. Me dices, como otros amigos, que el relato podría tener una base realista. Cuando escribo, como hacemos todos, tomo vivencias, recuerdos, hechos de aquí y de allá... En este caso, debo reconocerlo como se merece, me inspiré en la entrada de una compañera que me conmovió; ella es Prozac. Hablaba sobre la necesidad que tenía de escribir cartas a su amor, aunque no estuviera. Ya hace mucho de esta lectura, pero el relato que me inspiró en ese momento andaba por ahí sin terminar, hasta que lo he concluido. Desde aquí se lo agradezco mucho.

      Eliminar
  5. Hola Maite, que tal! ya llegamos a fin de año y no podias dejarnos al garete, esta historia grandiosa me llevo a mi tambien al deseo de sumergirme en el mundo de la madre, leyendo las cartas y compartiendo su fantasia. Sus cartas eran autenticos tesoros emocionales, son esperanza perpetua.
    Ay, por favor, el lamento ahogado del padre, es un recordatorio de la fragilidad de la vida y las oportunidades perdidas... necesito un tissu.
    Que queres qeu te diga, para mi tus textos son obras maestras , amiga!

    Me despido deseandote hermosos dias en este hermoso mes, en esta hermosa vida
    querida Volarela

    🎄🎅 。☆*゚*。 。*゚*☆。
     *Merry☆     *
     ゚*。   Xmas 。゚
      ゚*。   。*゚
        ゚*。。*゚

    ResponderEliminar
  6. "La fragilidad de la vida"... Cuánta razón tienes... "tesoros emocionales", "esperanza perpétua"... Siempre tan precisa y lúcida en tus análisis... ¡Gracias!
    Aquí el tissú, ja,ja... :), me hiciste reír.
    ¡Te deseo la misma Hermosura! Hada. Un fuerte abrazo. Sé muy feliz :)

    ResponderEliminar
  7. Es un bello y profundo relato. Que te conmueve. Me gusto mucho. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  8. Estoy llorando, siento dentro de mi un nudo que me
    Oprime, ¡ Que historia de amor tan inmensa encierran esas
    cartas y el grito dolorido del sueño de tanto sentimiento
    Me ha conmovido muchísimo
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegar a personas tan sensibles con palabras es mucho más que un regalo. Es sentir una fuerza profunda que viaja a través de todos, por eso yo estoy conmovida también...
      Agradecísima, Stella.
      Un abrazo enorme

      Eliminar
  9. muy buen relato, que habla sobre los mecanismos de defensa de la mente. 4310 cartas escribió, quizá una diaria durante casi doce años...?
    efectivamente, logaritmo en base 10 de 100 es 2. los logaritmos se les atraviesan un poco a los chavales.
    algo o alguien hay que conoce el valor de las incógnitas que no sabemos despejar, ya se llame dios, energía, adn...
    abrazos, maite!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, una diaria. Las mates no son mi fuerte...
      La gran incógnita universal detrás de todo; la maravillosa, innombrable, incognoscible, sublime incógnita... y que parece usar las matemáticas como un lenguaje.
      Gracias por tu visita. Y un abrazo!

      Eliminar
    2. ya, el tema es que tiene más aceptación social menospreciar las ciencias que menospreciar las letras (esto último ni es mi caso ni lo apruebo en absoluto). pero parece que cuando alguien se diferencia por tener aficiones un poco diferentes, como las matemáticas o la psicología, se le excluye del resto. luego somos todos muy tolerantes y abiertos de mente, sí.

      Eliminar
  10. Intenso relato. Con la última carta se descifra el misterio de la locura de la madre. Terrible regreso el del padre a quién todos sentían muerto.¡Cuántas veces habrá pasado que den por muerto a alguien que solo está desaparecido!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas, seguro que muchas... Encantada de tu lectura. Gracias, José.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  11. Lo que has escrito es tan sentido que casi corta el aliento en algunos momentos. Pienso que el amor desafía al tiempo, a la distancia... a todo y es el auténtico motor de vida que nos salva hasta de las peores tragedias. No tengo palabras para definir la emoción que desborda este texto, es algo grande.
    Y he escuchado la canción tras acabar lectura, la piel de gallina, es cortita y tan hermosa que tras cerrar los ojos inevitablemente he conectado con ese sentimiento.

    Muchas gracias Maite, es un regalo extraordinario, un abrazo inmenso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana... ¡Tus comentarios sí son un regalo! "El amor nos salva hasta de las peores tragedias"... Cierto... Lo he visto... lo he escuchado, lo he sentido... Siempre es más grande...
      Mil gracias a ti. Un abrazo grande, que disfrutes mucho estos días y todo el 24 te sea espléndido. :)

      Eliminar
  12. Los políticos y sus guerras han arruinado y mutilado millones de historias y de vidas.
    ¿Lo peor de todo? Lo seguirán haciendo.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Pero somos nosotros quienes los mantenemos, no hay que olvidarse. Les damos el voto.
      Saludos :)

      Eliminar
  13. Excelente!!! En sí misma esta entrada, cuajada de Amor, dureza, existencialismo, entorno bélico, concepto de familia....¡¡¡matemáticas!!! [las aprecio, aunque soy de Letras Puras!!!😂😂😂] pero es que, de otro lado, adoro las epístolas. Yo mismo debo ser de los pocos excéntricos que a día de hoy aún escribo armado con mi estilográfica y estos días, lo tengo muy presente porque acabo de escribir las felicitaciones navideñas (¡para mí, la mejor época del año!) para familia y amigos, y es todo un ritual: elijo hasta los sellos, a mí no me vale la triste pegatina blanca que ponen en la oficina de correos con el prosaico importe, y o voy a los estancos a elegir cuidadosamente el sello. Por cierto, tu bitácora magnífica; así que ....ça y est....soy tu nuevo seguidor (según pone tu contador....215!!!)
    ¡¡¡¡¡¡¡ F e l i z N a v i d a d , V o l a r e l a ,
    para ti y los tuyos, desde Tierras Interiores Occidentales del Reino de Valencia!!!!!!!

    J u a n Y S u H o r i z o n t e 🍊🌏🐟🧙‍♂️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, gracias por Enriquecer mi espacio.
      "Matemáticas!!!" Exacto. Yo tampoco soy de exactitudes. Pero admiro a quienes las dominan.
      También adoro las epístolas. Es un mundo que ya está desapareciendo. Tienen encanto; todo antes lo tenía porque... se hacía a mano, y tras la mano iba el corazón, se notaba, se olía, se palpaba... Y comprendo que elijas hasta los sellos. Es puro amor al detalle y un mensaje de cariño que siente el ser querido, sin duda...
      Gracias por unirte, una lujosa incorporación, aunque ahora no esté muy activa. Yo también me he unido a tu inigualable bitácora.
      Felicidad y amor para ti que sientes tan profundamente la Navidad. Y lo mismo para este nuevo año. Un abrazo también desde el Reino de Valencia!!! :)

      Eliminar
  14. Maaadre mía MAITE ¡¡ cómo me podía estar perdiendo esta maravilla!! Me dio por pasarme, pero no sabía que habías publicado,.. es taaan, tan mágico esto que has escrito y encima con Morricone de fondo.. me están explotando los ojos de lágrimas, a ver si consigo seguir escribiéndote porque esta vez - y ya empiezo a pensar que esto no puede ser pura casualidad- esta vez has descrito lo que le ocurre a mi madre, solo que mi padre no murió en la guerra, ni le escribe cartas, murió de cáncer pero a mi madre, no siempre, pero sobre todo por las noches se le olvida y me pregunta que por qué no viene, que vaya a buscarlo, me pone una carita de niña triste que me parte el alma y es que soy hija de un amor de película, tal cual! Mi padre murió hace casi 19 años y ella habla con él cada día, cuando llega la noche lo extraña tanto, que se le va la cabeza… en fin cariño, vas a matarme.. es tan mágica tu magia que nos trasladas, no, no nos teletransportas a donde sea que quieran llevarnos tus letras, a mi, por la razón que sea siempre con mi padre, cuando tenga morriña, me vendré a tu blog…eso sí, mi madre de astrofísica nada jajaja es enóloga, pero ahora solo teje jerséis con lanas de muchos colores, como las de los esquiadores, casi ni eso… ahora le cuesta muchísimo, hace cinco años que vive conmigo… y estas cartas .. qué cosa más preciosa.. tengo la sensación que en este pequeño espacio has escrito el guión de una película, tan directo al corazón que falta el aire al leerte, eres pura sensibilidad en letras MAITE, increíble.. de corazón te lo digo, voy a limpiarme la cara que estoy que doy pena, toda chorreteada, jajaja pero te lo agradezco no imaginas cuanto, un beso inmeeenso a juego con tu inmeenso talento!! y por supuesto ¡¡ feliz, muy feliz navidad !! y toodo lo mejor del mundo, para ti y los tuyos, estos días y siempre !!!

    Otra vez gracias, de corazón!!!

    ResponderEliminar
  15. Por cierto cielo, revisa la fecha de publicación de este texto he vuelto a mi blog y pone que has publicado esto ¡¡¡hace tres semanas!!! por eso te dije que había entrado por casualidad, no me sonaba el título de la entrada .. cuíudate mucho, estés donde estés disfruta y no dejes nunca jamás de escribir, nos haces muy, pero que muy felices... y llorar jajaja tb llorar ...MuuaaaksS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad lo que dices de la fecha...
      María...
      No podía imaginarme que este texto te calara tan hondo... Como tampoco las otras reacciones de lo compis. Pertenece a mi estilo de cuentos "realistas" para diferenciarlos de los fantásticos que también escribo.
      Me has emocionado con lo que me cuentas de tus padres... Es un privilegio que hayas nacido a partir de un amor tan inmenso...
      Me sorprende mucho también que mi historia se parezca tanto a tu realidad (preciosa realidad!!).
      Los casos de separaciones en las guerras me impresionan, y de ahí que me den para historias como ésta.
      Talento inmenso lo tienes tú :) He leído tu participación en el Tintero (humilde y de soslayo) y es magnífica. Estilazo. No digo más. Sensibilidad... máxima. Es una preciosidad. Anímate a escribir ficción. Tienes mucha facilidad para expresarte, y lo haces de manera muy original, tanto en poesía como en prosa.
      Super agradecida con tu visita (disculpa el retraso, pero con móvil no puedo enrollarme).
      Estoy muy próxima a cerrar el blog. Pero me cuesta mucho, ja,ja y personas tan maravillosas como tú me lo hacen más difícil :)
      Muchas gracias de nuevo por tu visita, cálida presencia, atenta lectura, y entrega total.
      Un gran abrazo, deseándote muy, muy bello año.

      Eliminar
    2. Tú sí q escribes directo a matar...jajaja al menos a mí...Es verdad q todo lo relacionado con mi padre me desarma, pero es verdad tb q nadie lo consigue con tantísima facilidad como tú. Se nota perfectamente esa diferencia de estilos de los q hablas realista /mágico en ambos te mueves de maravilla y con una habilidad fuera de lo normal , en los blog, ahora mismo sin ninguna duda, junto con Pedro ( glup2.0 ) si quieres buscarlo en mi blog lo tengo enlazado, sois los dos mejores escritores a muchísima diferencia del resto, solo q tú escribes de vez en cuando y él todos los días, eso se nota en el resultado, el tuyo es muchísimo más cuidado y con mimo, él tiene mucho valor porque es cada dia...sin faltar uno....de verdad eres muy muy brillante Maite, de lo mejor q he leído... y mira, me has dado una enorme alegría al decirme q leíste lo q se me ocurrió en el Tintero ..más q nada porque salvo tú, creo q nadie lo vio...dudo q hasta lo haya leído el bloguero del Tintero. jaja ni caso le hizo ;) Escribo como dibujo...sin elaborar lo q se me va ocurriendo en el momento, por eso nunca participo en estas convocatorias , no me parece serio mostar a nadie algo q se te ha ocurrido en media hora...mis entradas solo son disculpas para charlar sobre ellas después no porque posean ningun valor literario, yo no sé escribir, solo siento tanto como hablo o escribo...nada más... tú sí, tú tienes....calidad , trabajo , sensibilidad y magia ...pura magia , este texto de las cartas es absolutamente delicioso , así q otra y mil veces más gracias , de corazón te digo q es un lujazo leerte ...estuve buscando alguno de tus libros en una librería q me gusta mucho el otro día en Santiago y no lo encontré, lo tengo q pedir...un placer MAITE, además de buenísima escritora un cielaZo un beso grandísimo preciosa q estés disfrutando muchísimo de estos días yo acabo de llegar hoy a casa después de mi Navidad de verdad ...q fue de viernes a hoy... con mi familia en extenso...el resto de días ya es otra cosa ...lo dicho, disfruta ahora y siempre un besazo preciosa !!!!

      Eliminar
    3. Perdona si ha salido raro el comentario...te escribo desde el móvil y no sé si me repito como el ajo porque casi no veo lo q queda...me entiendo siempre tanto q no veo el texto en la pantalla ...perdóname ...Muaks!!!

      Eliminar
    4. Nada de ajos, ja,ja,ja. Tus comentarios son tan fluidos y plenos que da gusto leerlos. Igual que tus entradas y creaciones!
      De relatos aún no tengo terminado el/los libros. Es por eso que necesito ausentarme un poco, entre otras cosas. En el margen de mi blog están varios poéticos en Amazon, de naturaleza (que ahora tampoco está porque estoy reeditandolo a color) y otros de poesía.
      En "El tintero de oro" hay escritores de relatos muy majos, algunos de primerísima calidad; y aquí mismo, entre mis colegas de la prosa o relatos, puedes encontrar a Nocturno naúfrago, que tiene una deliciosa prosa poética erótica, a M. Rosa, que tiene una imaginación super profusa, a Rául Ariel, poeta exquisito de la prosa en el realismo mágico, Gabiliante, único en imaginación y humor, etc. El que me mencionas lo conozco de haber pasado alguna vez, es muy bueno, muy creativo!!. Me alegra mucho estar entre tus favoritos! Todo un honor que me atora!! Y lo dicho: tú también estás hecha para escribir, y por supuesto eres de mis Favoritas!
      Muaks, remuaksss!!

      Eliminar
  16. Llego de nuevo Volarela para volver a leerte y por supuesto desearte unas fiestas entrañables y felices, vuelve pronto
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola Volarela!
    Que linda entrada. La historia de amor, los protagonistas, lo que tienen que pasar juntos y el modo en que todo termina, la escritura es simplemente preciosa.

    Que pases una cálida Navidad en compañía de los que amas
    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Querida Volarela, es la tercera vez que vengo a comentar en esta publicación, pero hoy es sólo para desearte una bella y plena Navidad.
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo para ti. Plenitud, belleza, felicidad...
      Abrazo!!

      Eliminar
  19. Lindo relato. Bella librería. Pasaba a desearte una feliz navidad para ti y tu familia.

    ResponderEliminar
  20. Intensos momentos vividos por esa mujer, la cual parece ser que pone su confianza en la fe y las matemáticas, también en esa intuición tan poderosa que proporciona el amor, y siendo verdadero nunca le faltó durante esos años mientras escribía las cartas segura de que llegaban pese a no tener respuestas. Se dice que todos existimos en todas las realidades a la vez, esa mujer también creía que aún desaparecido su esposo vivía en otra realidad y algún día se encontrarían en la misma. Poderoso el amor verdadero, que hasta se puede morir por él.

    Querida Maite, has escrito con tu gran talento un relato de cine, es triste, pero inmensamente hermoso y emotivo. Llegado hasta el punto, que el hijo la ama tal como es, con esa locura tan cuerda, tan amorosa, tan confiable... Y hasta el punto que es capaz de amar a su padre sin conocer excepto por las cartas. Imagino las escenas, sobre todo las finales, una congoja me invade al sentir que todos somos capaces de amar así, sin embargo, resulta difícil.

    Qué bonito momento de lectura acabo de tener, muchísimas gracias, preciosa.
    Un abrazo amoroso, y sigue disfrutando de tu descanso bloguero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mila, gracias por el regalo de tu presencia y comentario. Hay muchos puntos preciosos y valiosos que desarrollas y me encataría seguir y que como mínimo confirmo:... la unión de fe y matemáticas (fe y razón); el poder de la intuición ligado al amor; las realidades múltiples y el concepto de realidad en sí misma; el morir de amor (es así).
      Amar al otro tal como es es lo más difícil, la lección que más cuesta aprender porque siempre deseamos ajustar al otro a nuestra realidad... hasta que chocamos de bruces con el error. Ensayo y error parece ser el único modo de avanzar por esta selva llena de lianas :)
      ¡Me alegra haberte proporcionado un momento bonito!! Gracias por leer entre líneas, no sé si es descanso o pausa, o stop indefinido. Igualmente, un abrazo amoroso y Bendiciones para tu alma preciosa :)

      Eliminar
  21. Me paso para desearte una noche agradable y buenos momentos en estos días que pueden ser especiales. Feliz Navidad Maite!!

    ResponderEliminar
  22. Maite, no encuentro el cuento que aquí se comenta, pero seguiré viniendo a ver si está...
    Y ojalá regreses pronto, aunque te entiendo perfectamente, a mí me pasa que no puedo atender ni al blog ni a los amigos blogueros como bien se merecen...
    Gracias por tanto, Volarela querida, felices días y un enorme abrazo ☼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Milena bella!
      Gracias por venir y ser Tan comprensiva! Ya está de nuevo. Un besazo, y millón de gracias a ti!!

      Eliminar
  23. Otra vez lo has vuelto a hacer, Volarela querida; de nuevo un escalofrío ha recorrido mi cuerpo entero al leerte... Qué increíblemente intenso Dolor de Amor, puro sufrimiento sin límites en contraposición al espíritu científico de la protagonista de la historia... Su intuición lo sabía: él vivía... Escribir esas cartas era lo único que podía hacerse...
    Enhorabuena, Maite, por tu maestría: conmueves de manera magistral -también con tus poemas, con tus metáforas aprietas las emociones hasta el final, hasta que quedan ahogadas...
    Y qué colofón, Dulce Pontes cantando a Morricone, qué magnífica...
    Gracias inmensas por otra delicia más de las tuyas, Volarela, te mando un enorme abrazo y te deseo lo mejor para este nuevo año recién estrenado, la vida es una tremenda incógnita. Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la vida es esa incógnita mayúscula que pasamos "la vida" intentando descifrar...
      Absolutamente agradecida y conmovida por tus palabras, por una lectura Tan entregada.
      Te mando un grandísimo abrazo, Milena querida :)

      Eliminar
  24. Maite, por fin llegó a tu relato, amiga..Admirada y conmovida estoy por tu gran historia...admirable la fe y el amor de la protagonista...Sus cartas no fueron en vano, al final llegaron a su destino...Pero la vida es así, contradictoria e ilógica...Sólo una mente llena de amor y creatividad podía escribir está belleza, je,je..Mi última reflexión sería, que la fe y la esperanza nos mantienen vivos, cuando nos faltan morimos poco a poco, como

    ResponderEliminar
  25. Malena murió, aunque su amor era eterno...
    Mi felicitación por tu inspiración, paciencia, entrega, constancia y belleza literaria...Te estoy escribiendo desde el móvil, Maite...
    Gracias por este regalo tan intenso y emocional.
    Mi abrazo grande y mi cariño...hadita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu última reflexión: sin esperanza no hay vida. Es lo que nos mueve día a día. Necesitamos tener un objetivo; la fe... es el motor.
      Mil gracias, amiga; tus comentarios son siempre tan gratificantes...
      Un abrazo... ángel azul ;)

      Eliminar

Gracias por tu sincera opinión