29/5/11

El delfín

El delfín 

Los delfines son seres muy especiales para los humanos. No sabemos bien porqué, pero sí sentimos una energía muy hermosa cuando ellos y nosotros entramos en contacto. 
Puede ser el reconocimiento mutuo de una inteligencia que nos aproxima. O que el delfín posea unas emociones y una curiosidad más elevada que la del reino animal en general y haga que busque y agradezca nuestra proximidad. 
El caso es que ellos nos trasmiten una belleza, una alegría y una entrega en su amistad que nos emociona. 
No es extraño que en la antigua Grecia se le considerara sagrado y no se permitiera su matanza. También se sabe ahora que el cerebro de los cetáceos es el más inteligente de todo el reino animal, más incluso que el de los simios. 

Sabemos que ellos cuidan a sus enfermos como nosotros a los nuestros porque se ha visto a delfines ayudando a otros más débiles y elevándolos hacia la superficie para que pudieran respirar. 
Sus relaciones sociales son complejas, su lenguaje también (se llaman entre sí por sus nombres), su sexualidad es practicada, como en los humanos, fuera de sus ciclos biológicos, como signo de celebración y alegría; les gusta aprender cosas nuevas...(Delfines amaestrados liberados han enseñado después a sus compañeros lo que aprendieron.) Establecen vínculos de amistad entre ellos que duran toda la vida, y también son muy  peleones ¿Nos suena?


Ellos, espontáneamente, han salvado vidas humanas. Sin ser un animal domesticado, en pleno estado salvaje y por su inclinación natural, sin obtener nada a cambio, lo han hecho. Les debemos mucho. Aprendemos de ellos; son un misterio, una inteligencia, una fuente de inspiración y vida para nosotros. E incluso más allá de esto, a muchos nos comunican una energía profunda que nos conecta con algo superior, que nos calma, que nos abre como un río de luz y esperanza. 

Yo sentía una simpatía natural hacia ellos desde siempre. Pero una vez tuve la oportunidad de acercarme a ellos y tocar a uno en la frente. Me dejó impresionada; esa cercanía es algo que no podré olvidar. 


*******************************************************************


(Me ofreciste tu frente, ancha como una verdad azul...)











2 comentarios:

  1. Debe ser, no he asociado alguna vez esa química tan visible y sutíl.
    Seres fantásticos, racionales, inteligentes, un mundo humano bajo el agua.

    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Maite me alegra mucho esta entrada y que te haya gustado tanto, esa era mi intención.

    Ha quedado muy chula esta entrada, con la reflexión, tu imagen con la frase poetica tan esencial de todo lo que son "Hermano delfín sigo tu curva tu amplia sonrisa de mañanas"
    Y realmente cuanto hay que aprender de ellos.

    Han evolucionado en inteligencia interior, y no tanto en habilidades fisicas, tienen la fuerza de la conciencia bien definida, creo que están aquí para darnos su ejemplo y aprendamos de ellos, si no acabaremos con nuestro planeta a base de no experimentar desde dentro.

    Un abrazo fuerte amiga!!
    :D

    ResponderEliminar