26/3/11

FUGACIDAD



FUGACIDAD

Era una mañana sobrada de colores, de aromas, de ilusiones y de ideas. Esa mañana mis ojos se posaron en una flor; y en ella libaba una mariposa.
Movía despacio sus alas: cuando se abrían descubrían miles de matices de terciopelo y sueño; al cerrarlas, mostraba el reverso de las cosas; el otro lado del color: el nervio oculto de la vida.

La estuve mirando largamente. Luego, en un instante, desapareció, dejando un levísimo temblor de ausencia en la flor.

Después las nubes. Ya no eran iguales. La luz de la mañana estaba ahora levemente tamizada y había perdido algo de su esplendor. Luego yo, transformada por mi misma visión momentánea. Había cambiado también, porque las cosas van dejando huellas en nosotros, aunque a veces ni lo notemos.  El cambio en las cosas y los seres parecía el agua en un río: siempre moviéndose, siempre distinta.
Pensé si habría algún modo de frenar el instante, asirlo, penetrar en él, habitarlo, o nuestro destino era sumergirnos en un constante fluir.

Curiosamente, estos segundos de meditación dejaron en mi mente la sensación, efímera pero real, de que el tiempo se había detenido mientras pensaba.


Imagen tomada de Internet

4 comentarios:

  1. La mariposa guarda los secretos y en los pequeños instantes en que se abre, los regala a las mañanas. Después se va a otras mañanas, y las flores de ese día la reproducen, la vuelven a nacer temblando o queriendo aletear...

    Yo quiero aletear como tú.

    ResponderEliminar
  2. "Levísimo temblor de ausencia..."
    Hermosa imagen final, te felicito.

    ResponderEliminar
  3. Se siente la ausencia en la flor y la belleza alegre de la mariposa. La asencia, quizá dure a la flor más que las alas a la mariposa...

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Noelia y Trini:
    Dais dos versiones completamente diferentes del mismo hecho. Las dos son bellísimas y tiran magníficamente del hilo de esta reflexión.
    Me encantan.

    ResponderEliminar