14/9/08

x Al escarabajo rinoceronte


AL ESCARABAJO RINOCERONTE


Tu magna mancha devora el camino;
la coraza bruñida,
la espada bien alta de tu cuerno
contra las voces que amenazan.


Yo he cogido tu cuerpo,
bramador montañoso entre hormigas;
yo he sacado tus alas
de su envoltura
tozuda,
y he podido ver tus patas trenzadas de rayos,
clavando su fulminante negación
en la palma de mi mano;
y en mi carne he sentido tu peso
henchido de siglos
diminutos.


Transparente dureza,
límpida voluntad de permanecer
intacto y terminado:
quiero tocar tu coraje de dios
y llevarme el brillo de luna
que corona tu cuerno,
para llenar mis pequeños momentos oscuros
de pulidos espejos.