Quién es ese hombre. Micro reflexivo


Pintura de Nicoletta Tomas Caravia


 Quién es ese hombre?


Asfixiado, casi a punto de morir; con apenas unas horas de vida, la basura lo aplastaba; una durísima mano de mujer lo tiró allí. Había nacido del vientre de un ser hecho de piedras rotas. El bebé apenas podía llorar; la falta de aire era su primer alimento. En lugar de la dulce teta tenía un estercolero donde cada desecho informe parecía el poema de la crueldad humana. La luz de las farolas no quiso mirar; cualquier gato hubiera visto salir de ellas una angustia de neón huyendo por el pavimento.

Sin previo aviso, unas púas de dolor se clavaron en la tierna piel del bebé. El niño quería gritar, explotar definitivamente, pero en otro mundo. Sin embargo, no era la violencia, sino la caridad quien lo agarraba con los dientes. Un perro vagabundo había notado su pequeño olor humano a través de la inmundicia. Y saltó sobre el cubo. Y agarró a la criatura del bracito más desvalido de la tierra. Y lo lamió entero: manos, pecho, ombligo, cuerpo y alma. Tanto que el diminuto humano desnudo creía que volvía a nacer. Quedó largo rato sobre la tripa de aquel perro que lo chupeteaba sin cesar, limpiando todo rastro de dolor en él. Todo... dejándolo completamente vestido con las babas cálidas de la ternura, bajo unos ojos calmos que sin comprender nada eran capaces de darlo todo.

El niño creció marcado por la palabra “quitar” y por la palabra “dar”. Mas como la vida para él fue el regalo de una perra sin nombre, eligió dar... Por eso ves a ese hombre de gesto esperanzado y paso decidido, atravesando las sombras de hierro del dolor, salvando niños, salvando mujeres, salvando perros y gatos, y cerdos y bosques y hormigas...; salvando todo lo salvable en este mundo. 


...

Inspirado en un hecho real de una perra vagabunda  que salvó a un bebé de un cubo de basura.


Brillad, siempre.

¡Gracias  por vuestras lecturas y hasta pronto!


 

Comentarios

  1. Una maravilla Volarela. Gracias por compartirlo. Soy de ayudar a los perros callejeros y alimentarlos mientras puedo porque sé que son absolutamente fieles con los humanos. Hay muchas historias que demuestran lo maravillosos que son estos animales. Y los hombres y mujeres que trabajan para protegerlos también.
    Me sensibilizaste.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bravo nena, precioso el testimonio como lo has plasmado . Hay que ser vil para hacer una cosa así , y humano para ser como esa perra que no quiso que aquella criatura falleciera entre el estiércol de la basura. Me quedo con lo bien que lo has narrado, el hecho es ..no tengo palabras . Un besazo en esta madrugada muakkkkk.

    ResponderEliminar
  3. Quien es ese hombre,
    que me mira y me desnuda..? :D
    como dice la cancion.


    Hablando en serio, los perritos parecen tener mas humanidad
    muchas veces que los mismos seres humanos, sin duda.
    Es instinto que salva, gracias a Dios.
    Te deseo un bonito fin de semana

    ⋱ ⋮ ⋰
    ⋯ 🌝 ⋯¨
    .* _Π_____˚ ☁️
    /______/~\ ˚
    |田田|門|˚. 🙋
    *˛╬╬╬╬╬╬╬╬╬╬*🌺
    •** Besos, Maite/Volarela •**•*

    ResponderEliminar
  4. Desgarrador, pero con babas de ternura. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Impressionante a comovente Maite!
    Parei um momento para pensar e chego sempre à mesma conclusão:
    Existem seres humanos cujo comportamento é a mais horrível desumanidade. E há animais que são um verdadeiro exemplo de humanismo, amor, ternura, entrega e coragem! Eu próprio tive uma perra " NIKITA", preta, de raça Labrador, que era um exemplo de amor e ternura. Faleceu de velhice. Foi um dos maiores desgostos da minha vida! A vida mostra exemplos destes todos os dias!
    O teu texto me comoveu. Muito!

    Um bom fim de semana para ti.
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Maravillosa muestra de amor y pensar que utilizamos la palabra animal para ofender a una persona, los ejemplos que nos dan los animales deberiamos guardarlos en nuestra memoria y aprender de ellos. Una historia que emociona, más aún al saber que es real. Un abrazo Maite.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  7. Ufff qué historia amiga. Escalofriante de amarga y luego, de hermosa. Un poco de amor, tan solo un pellizco, puede salvar a una persona, no solo salvarle la vida sino salvarla de una existencia miserable, cargada de odio, de ira, de venganza... hacia todo lo que se le negó y hacia la injusticia. La gran heroína, esa perrita, casi no puedo creer que tu historia esté basada en un hecho real, eso me emociona mucho, ella fue como un ángel peludito para ese bebé abandonado.

    Besitos para ti Maite, gracias por regalarnos historias tan conmovedoras, que nos recuerdan poner cada valor en el pedestal que le corresponde, el amor en el más alto y brillante, siempre. Paty.

    ResponderEliminar
  8. Confirma mi convicción tu relato. Nada es lineal. Como se ve en el gran guión de "Amada Inmortal", la película sobre Beethoven, despreciado y salvajemente golpeado por su padre (hasta le destrozó los tímpanos a patadas) él a lo sumo fue un poco gruñón pero jamás un violento (sólo creó belleza) aunque violencia y desprecio fue lo que desde muy niño recibió... Tu relato jalonado por tus infaltables hallazgos poético, Volarela amiga, me conmovió por ese niño que "creció marcado por la palabra “quitar” y por la palabra “dar”. Mas como la vida para él fue el regalo de una perra sin nombre, eligió dar... Por eso ves a ese hombre de gesto esperanzado y paso decidido, atravesando las sombras de hierro del dolor, salvando niños, salvando mujeres, salvando perros y gatos, y cerdos y bosques y hormigas...; salvando todo lo salvable en este mundo." Pura emoción a la par de que valido mi convicción.

    Abrazo admirado una vez más hasta vos!!

    PD: Ese hasta pronto final qué indica? Vamos a tener que extrañarte por un rato...?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Estaré ausente entre un mes y dos. Y os extrañaré… sóis tan hermosos...

      GRACIAS A TODOS POR COMENTARIOS TAN PROFUNDOS…

      Os envío un manojillo de besos recién cogidos de mi jardín inmortal

      Eliminar
    2. Ya te extraño. Dos meses pasan volando... Disfruta!!

      Eliminar
  9. Pero qué tremendo tu relato! Como has sabido plasmar ese terror del bebé, ese frío en el alma,...ese cobijo inesperado que le salva la vida! Me estremece la emoción!
    Qué belleza , qué belleza!
    Eres grande Maite!
    BESO ENORME

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho tu relato, a pesar de lo doloroso de saber que un recien nacido puede ser tratado así. Tiene para mi un mensaje muy importante, ese "dar o quitar" al que nos enfrentamos muchas veces, si hemos recibido mucho es probable que nos salga con más facilidad el dar que los que no han tenido esa suerte.
    Es una historia preciosa y narrada con una emoción bellísima, ese protagonista que se decanta por "dar" pues la huella del amor incondicional pesó más que el daño que recibió, es conmovedora.

    Espero que no tardes mucho en regalarnos tus escritos, es un placer leerte, besos Maite!!!

    ResponderEliminar
  11. Maite, desde el principio nos sitúas en ese punto escalofriante, que divide la vida y la muerte. De nuevo nos enganchas con suavidad, con sentimiento...Un bebé cubierto de basura, destinado a morir...y ahí está la Providencia, ese perro callejero, que lo salva y consigue darle toda la grandeza interior para seguir dando, mejorando el mundo...
    El perro es "el animal-humano" capaz de proyectar en él niño todo lo que su madre no pudo darle, porque tenía el corazón de pura piedra. El animal se convierte en co-creador del alma humana, cuida y acompaña al niño y al hombre, dotándolo de amor, solidaridad y proyección eterna...
    El hombre que nació de la basura, de la pobreza más extrema, nos acerca a Aquel otro hombre que nació entre pajas y quiso salvar y redimir al mundo...
    Como siempre tu palabra clara, adjetivada, profunda y mágica relatando y dando lo mejor para que todos sintamos la magia humana y divina que habita en ti, amiga.
    Mi felicitación y mi abrazo grande por otra de tus "preciosuras"...Maite.
    Cuídate mucho y no tardes, sé que no tardarás, hadita...je,je.

    ResponderEliminar
  12. Hola Maite. Un relato cagado de ternura, y de esperanza en medio de un mundo que cada vez resulta más desolador. Resulta curioso que es la madre, quien más amor debería mostrar por su hijo, la que lo abandona en ese estercolero (un ser hecho de piedras rotas) y sin embargo es un simple perro el que lo devuelve a la vida. En su madurez, el hombre que nació dos veces se dedica a devolver ese favor como una especie de superhéroe sin capa. Me ha gustado mucho la fuerza que transmite tu relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola, Maite! Conmovedora historia. Y es que el problema del ser humano es que se pierde en mil bagatelas de miedos, preocupaciones e intereses que le hacen perder de vista lo único básico: el derecho a la vida. Este perro, sin nuestra mente racional y emocional, es capaz de reconocerlo. La vida es vida y nuestro deber es protegerla. Luego habría que hablar de qué respuesta dan las leyes para el caso de partos no deseados, pero esa es otra historia... Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Ese pequeño olor humano que se filtro entre la inmundicia fue suficiente para que en la perra despertará su instinto msternL, exactamente como habría hecho con uno de sus cachorros, con más mimo si cabe sabedora de la fragilidad de las crías de nuestra especie. Representada aquí con vergüenza por la madre humana; bueno, madre no, dejémoslo en paridora.
    Espero que la ausencia sea para bueno, y wue sea corta, también (que egoista soy, no?)😝
    Besoss, Maite, y si te hace falta ¡suerte!

    ResponderEliminar
  15. Hola Volarela, pasé para ver como andaba todo por aquí y releí tu relato por sentirme en sintonía con todo lo del mundo animal, sobre todo por esos tan sensibles y tan compañeros, los perros.
    Hay quienes los maltratan, pero en los terremotos son quienes nos encuentran.
    Abrazo desde el sur del mundo.

    ResponderEliminar
  16. Que tristeza tan intensa he sentido mientras te leía, Maite, por tu narración que me ha parecido impecable, con todos los sentimientos que te ha producido este hecho real. Aunque se escuchan barbaridades de todo estilo, nunca dejaré de sentir pena por las reacciones tan inhumanas que suceden... Hace mucho tiempo pienso, que la especie llamada "animal" está evolucionando más rápido que la humana. Aquí veo otro ejemplo. Un ser que acaba de nacer es lo más sagrado, si este, eligió dar, gracias al regalo de esa hermosa y humana madre perra, entonces, cabe la posibilidad de la esperanza para todas las especies vivas. Bravo, amiga, que bonito es leerte, tanto como escucharte.

    Te dejo un abrazo para cada día, hasta tu regreso.
    Sé feliz!

    ResponderEliminar
  17. Conmovedor relato. Intensa y dolorosamente poética la narrativa que lleva de la mano al lector hacia el abismo del desamor y a la cima de la ternura más fiel.
    Te felicito. Me ha llegado al alma.
    Un beso, Volarela.

    ResponderEliminar
  18. Ay, Volarela, se me encoje el alma, nos dejas un relato majestuosamente escrito y hermoso en medio de lo humano y la crueldad. El niño estaba destinado a crecer, la divina Providencia quiso sacarlo de la basura para que fuera un buen hombre.
    Claro que sí, que algunos animales son mejores que ciertas personas,
    Gracias a Dios no todos somos iguales y los perros tampoco
    Te dejo mi aplauso prolongado por este exquisito relato, haces de cualquier tema, una magistral prosa. Gracias por ser como eres, buena gente sensible y una gran Poeta.

    Te dejo mi abrazo colmado de gratitud y mi gran admiración, amiga.

    ResponderEliminar
  19. Qué maravilla, querida Maite... Qué gran relato has construido... Ese niño tan especial e iluminado creció como un magnífico loto florece en un pantano... y ese generoso perro tan lleno de profundo amor -me hizo recordar a la loba que recogió a Rómulo y Remo-: este mundo merece ser salvado, bienvenido El Salvador sea.
    Y qué preciosa imagen nos compartes.
    Mis mejores deseos, Volarela, gracias siempre.

    ResponderEliminar
  20. Preciosa historia contada con ternura. Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu sincera opinión