Ese brillo en los dientes...

                                                           Lee las demás participaciones
 


                                          El Titanic a casi 4000 metros de profundidad


                               (Relato de terror inspirado en Manuscrito hallado en una botella y Berenice, de E. Allan Poe)

                                                                                        

                                       ESE BRILLO EN LOS DIENTES

 

                                                                                                  “La desdicha es diversa”

                                                                                                   “Emerice”. Edgar Alan Poe.

 

   No sabía quién era. Flotaba en una masa de agua. La chupé de mis dedos. Era salada. Entonces llegó la puñalada del recuerdo: un nombre, un velero, un naufragio. Volví a sentir mis propios gritos hundiéndose en la negrura. Mi vida ahora se hallaba aferrada a un caballito de madera. De pronto, oí nítidamente el cascabel que llevaba en la rígida oreja, y recordé a mi hija, abriéndose mi corazón en mil astillas. A mi alrededor la luna alumbraba sin piedad los despojos escupidos por la mar; vestidos, plásticos, enseres amados... Yo misma era un despojo sin sentido, y la angustia de asumirlo un tren negro por mis venas.

  De pronto, una ola sigilosa, monstruosa, me elevó. Provenía de un bulto inmenso dispuesto a aplastarme bajo su peso. Con frío pavor pude identificar aquello. Se trataba de un ruinoso y deforme transatlántico, cubierto casi por completo de algas colgantes, similares a grandes tapices verdes y ajados. La proa estaba torcida hacia un lado y el casco poseía grandes zonas hundidas. Pero lo más chocante era que faltaba la popa, siendo algo más de medio barco: media mole de una devastación aterradora, puesta en pie súbitamente, rescatada de un fondo abisal, siniestro, e impulsada por una energía desconocida y arrolladora.

   Cuando creía que moriría aplastada bajo aquellas fauces de locura, un salvavidas fue lanzado desde lo alto. Me lo até y me vi sacada del mar igual que un pescado muerto. Una vez en la cubierta, aterrorizada, contemplé el fantasmal corro formado a mi alrededor. Unas veinte cabezas se inclinaban hacia mí. En sus rostros oscuros veía unos dientes resplandecer, como si una luna diminuta los iluminara por detrás, atravesando el marfil de sus dentaduras. De hecho, alguno de ellos abría tanto la boca que mostraba en su garganta una rara esfera luminosa. Al levantarme pude observarlos mejor. El espanto me zarandeó: eran hombres y mujeres de rostros asimétricos, cuyos rasgos semejaban las piezas mal colocadas de un puzle, encajando la ceja con el mentón o el ojo con la boca. También sus cuerpos eran monstruosos, con miembros que parecían pertenecer a distintas personas. Estaban todos desnudos. Pero llevaban pelucas de los más variados colores, que se ponían y quitaban rítmicamente. Sus torsos amarillentos estaban atravesados por triángulos huecos, a través de los cuales se podía tocar el aire de la noche. Algo decrépito, malévolo y decadente emanaba de sus gestos, de sus andares. Hacían amagos de sonrisas, con aquel raro brillo en los dientes, imitando actitudes humanas.

 De repente, comenzaron a salir de una puerta muchos de ellos; cientos, miles. Agolpados en masa, desfilaban ante mis ojos, inacabablemente. Reían, emitían ruidos absurdos, gruñían, bailaban… Pálidos, sin alma, como reflejos de un espejo abominable, avanzaron hasta invadir por completo la cubierta, apiñados, engendro contra engendro.

  Pude asomarme a la puerta de la que brotaron los seres. Se trataba de una pequeña habitación repleta de montones de huesos humanos, cubiertos todos por un polvo espeso, negruzco, secular. Aún quedaban algunos seres emanando como humo de varios de los cráneos. Mi ánimo no pudo verse más hundido. Entré en pánico y quise correr, pero no lo conseguí, pues los cuerpos de toda aquella muchedumbre construían un deleznable muro de carne.

   Una mujer de mofletes y manos grasientas se acercó a mí y comenzó a emitir un sonido profundo, como de sirena de barco, que luego fue adquiriendo poco a poco el habla de una voz humana, aunque falsa, y muy similar a la que saldría por una radio. No entendía bien sus palabras, hasta que, temblándome los labios, me descubrí yo misma preguntando…:

  ­­–¿Quiénes sois? ¿Adónde vais en este barco?

  –Somos vuestros miedos, vamos a habitar vuestra conciencia. No dejamos de salir; no dejamos de entrar. Seguimos un ciclo infinito, imparable. Vuestros peores recuerdos conforman nuestra sangre. Medramos en la muerte, aguijoneamos la vida.

  Mi angustia llegó al límite; tenía que escapar. Aproveché el súbito impulso de desesperación y me tiré por la borda. El mar sería mi féretro de libertad. Desde las suaves y maternales olas los vi alejarse. Una capa negruzca, formada por miles de peces que saltaban sin cesar desde el agua, envolvía al pecio. Se fue alejando poco a poco, atroz esperpento sobre la línea del horizonte. Mientras, yo flotaba, de nuevo sobre el agua, materia mortal pero segura para mi cordura. Quise sumergirme para siempre, acariciar el no pensamiento. Me dormí; no sé cómo amaneció mi cuerpo en la playa.

   Personas reales, con cabezas y manos normales, me circundaban. Busqué sus bocas, presa de un nerviosismo salvaje… Aliviada, respiré: no les brillaban los dientes.

   Después quise levantarme, seguirlos, hablarles, pero ellos no me veían... Entonces, mis labios fríos, inánimes, liberaron una palabra impetuosa que nadie oyó:

 –¡Luz!

   Un niño perplejo se acercó para contemplar mí cuerpo sin vida sobre la arena; sus ojos, muy abiertos, amplios, eran dos atardeceres tristes y absortos.

   Luego, con su dedo, trazó por el aire el vuelo errático de una mariposa.                                                                                      

                                                                          

 

 **** (actualizado a 25 de Julio)

Comentarios

  1. Gracias, Maite, por participar con este relato en el homenaje a Edgar Allan Poe. Un abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, David, por reunirnos alrededor del maestro. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Muy bueno amiga, vamos que me has hecho sentir escalofríos con esos dientes y esas caras desfiguradas, pero el final no es muy halagüeño ya que nadie la veía, solo aquel pequeño que como mariposa echó a volar. La conciencia malvada refleja lo primero lo segundo la paz y el final de la persona. Te felicito . Un besote y muy feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Campirela linda, por tus ánimos y escalofríos... tápate, ya pasó ;)

      Eliminar
  3. La ambientación, el sonido decimonónico de las imágenes, el miedo como telón de fondo. Muy bien escrito, muy impactante. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Guille. Quise entrar en ese espíritu te terror sobrenatural del XIX. Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Me ha recordado a Stephen King. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí alguna novela de suya hace años, puede que algo de él me haya "poseído"... Gracias delaflor :)

      Eliminar
  6. Hola Maite un relato excelente muy de Poe y de terror. Buena semana,

    ResponderEliminar
  7. Antes que nada te felicito, Volarela. Gran relato. Agobiante y aterrador: bien Poe. Es como una ensoñación pesadillesca de la que ni uno como lector logra del todo escapar. Al punto que retumban todavía en mi cabeza varias imágenes (aparte de tus siempre imaginativas -incluso ahora en tono de terror- poéticas metáforas) de un fuerza descriptiva colosal, “eran hombres y mujeres de rostros asimétricos, cuyos rasgos semejaban las piezas mal colocadas de un puzle, encajando la ceja con el mentón o el ojo con la boca...”, por ejemplo.

    Te superas una vez más, amiga. Tenés una envidiable inventiva. Te le animas a casi cualquier género. Chapeau. Y lo haces con soltura y destreza... Este relato debiera tener la mejor evaluación y destino en mi opinión.

    Abrazo sin sombrero y suerte de corazón!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va, me doy te topetazos con muchos géneros... (humor, detectives, etc...) Aprendiendo, aprehendiendo... sin parar, que de eso se trata :)
      Somos una comunidad abierta que se autoimpulsa y disfruta escribiendo. Si pasas a mediados de mes verás todas las participaciones; el tintero es una mina de buenos escritores. David Rubio es nuestro "sumo sacerdote", una fiera escribiendo.
      Un fuerte abrazo, muy agradecido!

      Eliminar
  8. Has hecho una descripción perfecta de ese barco con los miedos. Me ha encantado el terror in crescendo del narrador. El final es muy poético

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El terror crecía conmigo... (es que me lo creo tó).
      Un abrazo, Albada :)

      Eliminar
  9. Ando leyendo vuestros cuentos ¡qué rapidez, ya van cuatro relatos! y me parecen todos de una calidad impresionante. ¡Qué suerte tener compañeros tan ingeniosos!
    Ya me pasaré por vuestras aportaciones con más tiempo y calma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inclúyete y anímate, aunque sea en la otra sección... Besotes :)

      Eliminar
    2. Aunque tengo alguna idea no desarrollada aún, estoy con la segunda parte de la novela, así que ya veremos hasta donde me alcanza el tiempo, pero me gusta leeros porque además de inspirarme en vosotros, aprendo.
      Un cariñoso abrazo, Maite.

      Eliminar
  10. Fantástico Maite. Has mantenido muy bien la tensión del cuento y logrado un clima opresivo de lo más inquietante pero lo que más me ha gustado es la poesía que recorre en todo momento el relato. La belleza de las imágenes y las descripciones. Me ha gustado muchísimo. Muchas felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puse leves dosis de poesía... conteniéndome, porque me gusta demasiado. Me alegra mucho que lo destaques.
      Mil gracias, Marta :) Un abrazo

      Eliminar
  11. Sobre todo, los relatos del Gran Edgar relacionados con El Mar, poseen sus características conspicuas, pero aparte, esa interminable insondabilidad bajo cuyo signo, se desarrollaron Los Hados de Poe. De hecho la única novela que escribió -aunque también está en marcha editorial la revisión de un hallazgo único "El diario de Julius Rodman"-es "La narración de Arthur Gordon Pym"(que si no la has leído, dado el gusto que has demostrado en este relato que compartes) te vas a quedar estupefacta. Me sumergí en el proceloso mar que describes, y dada mi psique tumultuosa, disfruté con todas las tribulaciones del protagonista.
    ¡¡¡¡¡¡¡Recibe mis consideraciones más distinguidas!!!!!!! ⚓

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibidas tan bellas consideraciones con suma gratitud.
      "Las narraciones de A. G. Pym" es una de mis novelas favoritas. Indispensable para las almas tumultuosas como las nuestras. Alucinante. Es todo Poe de un puñetazo, sin anestesia.
      Me alegra mucho que hayas disfrutado con las tribulaciones de mi personaje (menos mal que no nos oye).
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Versatil, poliédrica, inspirada y con tracción a las cuatro ruedas. Ella le entra a todos los menús y a todas las dietas, géneros y subgéneros; lo mismo maqueta, ilustra, justifica que edita. Su alma está preparada para todo y siempre muy por encima de la media. Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te equivocas en lo de la tracción, ja, ja. Tengo orugas en los pies, soy un carro de combate que sabe (lo pone en las instrucciones) “picar, triturar, amasar, cortar, freír, hornear, plantar repollos, arreglar cisternas, amaestrar gatos y alicatar el cielo… pero todo lo hace mal! ):
      Te pasaste ochocientos pueblos, gracias por tu inventiva!
      Un beso gigante

      Eliminar
  13. Tu relato me ha hecho estremecer. Un relato muy bien construido, con la atmósfera necesaria para lograr el terror que requiere el reto. Enhorabuena...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo he escrito dos relatos de terror en mi vida y creo que he pasado tanto miedo que no podría aficionarme. Quizá por eso te lo he contagiado.
      Muchas gracias, Ana. Y espero que nos inspires con algo tuyo, campeona :)

      Eliminar
  14. Que bueno!! Eres una escritora terrorifica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero solo en este texto eh? Me encontre en una version gore de los piratas del caribe.
      Abrumadora avalancha de calificativos que no te deja respirar, ni despistarte ni levsntar ños ojos del texto.
      Maravillosa como siempre, y fino detalle en forma de firma al final.
      Besosss maite

      Eliminar
    2. Sí, sólo aquí, por supuesto… (¡mariposa, a tus flores!) No… en serio, no lo repito… Después de escribirlo tuve que hacerme una sesión extra de risas. Y hoy sigo… tú me ayudas, lo de los “piratas del Caribe gore” me ha tronchado, ja, ja, ja…
      Gracias muy grandes, Gabiliante; te has dado cuenta de la firma…
      Apúntate al Poe ;) Besotesss

      Eliminar
  15. São famosos os contos de Edgar Allan Poe!
    Gostei de saber que segues os seus passos Maite. Escrever é um doce fascínio.
    Estou certo que os teus contos e novelas serão um sucesso. É isso que eu desejo!

    Te dejo un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué amable eres, gracias... También te deseo lo mejor para tu bella poesía.
      Un abrazo!

      Eliminar
  16. No soy experta, ni tampoco amante de cuentos de terror, pero vale la pena "adentrarse en tu relato" que semeja el surrealismo de un sueño, la desesperación y desorientación del ser humano ante una situación que le sobrepasa.
    La mente crea horribles monstruos, que ríen descaradamente ante sus ojos...Ellos mismos se lo dicen al protagonista:·"Somos vuestros miedos, seguimos un ciclo infinito..." Y de ese sueño a la liberación "desesperada" de otro sueño...El de la muerte, que produce paz, calma, tranquilidad...Quizá era la misma muerte-niño con "ojos de tristes atardeceres" quien podía descubrirlo y trazar en el aire esa mariposa, "maléfico presagio" de Poe y de otros muchos escritores...
    Mi felicitación por tu temple manteniendo el suspense,tu creatividad describiendo el horror fantasmagórico y encontrando esa puerta-salida hacia la libertad, que depara el paso a otra dimensión...
    Mi abrazo por tu vuelo creativo, siempre genuino, mágico y lleno de belleza literaria, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tan detallado comentario. La mariposa la puse en tono positivo de liberación… en algunas culturas representa el alma. Pero ahora que lo dices…, se presta muy bien al símbolo de la muerte, ya que justo existe una polilla muy bonita (acherontia atropos o esfinge de la muerte) precisamente usada por Poe, y le va como anillo al dedo. Magnífica visión, gracias.
      Un abrazo enorme

      Eliminar
  17. RELATAZO! a tus pies poeta del alma! Impresionante! Esta vertiente tuya no deja de sorprenderme, sé que eres capaz de entrar en cualquier puerta literaria! BESO ENORME

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Extravagancias de una... :)) Miles de gracias, amiga, reanimas a un muerto, ja, ja. Remuakkkksss

      Eliminar
  18. Bien a lo Poe, cansa al protagonista y lo sumerge en la típica locura que relataba ese escritor. Es siniestro, pero encuentro entre las líneas un trasfondo humano y psicológico que es muy propio tuyo, porque esas figuras habitan nuestras mentes y nos hacen temer lo que no existe a través de lo que sí existe.
    Un beso, pero grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aciertas cuando dices que me gusta añadir esa dimensión psicológica, humana. Tendría que buscar un libro de filosofía para responderte...
      Muchas gracias! Besote grande!

      Eliminar
  19. Ha sido un auténtico lujo para la imaginación la lectura de este relato y, al mismo tiempo, una lección del buen hacer literario, el gusto por el detalle que es tan esencial, al menos lo es en mi opinión, es un cuento escrito por un gran autor. Ha sido un acierto y un nuevo éxito, Mayte. Espero que alguna vez vuelvas a darnos una nueva sorpresa, entretanto, espero con ilusión otra de esas genuinas poesías que yo ya estoy echando de menos. Un abrazo y gracias por tus siempre generosas valoraciones: siempre mi moral alcanza grados no merecidos pero que yo desearía merecer. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso es un relato mío para un concurso en el que nos inspiramos en cuentos de Poe, en concreto me basé en "Manuscrito hallado en una botella", un relato que te recomiendo mucho. Gracias, solete, ya traeré poemillas para que descanséis de tanta densidad...
      Todo lo que te diga es poco, creételo! Mil besos, amiga :))

      Eliminar
  20. Impresionante tu relato, Maite. Un honor y un placer poder deleitarme con tus letras.

    ResponderEliminar
  21. Maite, me quito el sombrero y te hago mil reverencias. Menudo relato te acabas de sacar de la manga. El ambiente, el simbolismo, el horror... Todo encaja perfecto y te coge de la mano a través de una lectura intensa, densa, pero amena. Un gran homenaje al terror y horror. Tiene tintes de Lovercraf, y esa referencia a Poe presente en todo el relato.
    Enhorabuena, Maite, me ha encantado.
    Un abrazo y mucha suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pepe. Te agradezco profundamente este comentario. Todo un regalo super estimulante para seguir esforzándome en este precioso arte de escribir.
      Es cierto... se nota la huella de Lovecraft en esos demonios horribles. Tanto él como Poe, como Arthur Machen eran en mi adolescencia mis autores de terror favoritos. Poe es el más poeta, es exquisito, y aun sigo saboreándolo.
      Mil gracias por un análisis tan profundo.
      Espero tu historia, suerte para ti también :)
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Vengo de tu relato... ¡maestro!

      Eliminar
  22. Estoy con el amigo Pepe y los demás colegas, quitándome el sombrero yo también, Maite.
    ¡Mgnífico, Maite! ¿Qué se puede para poder huir de los perversos miedos que nos condenan? El mar, esa fuente líquida de inspiración para Poe, navegando el personaje (los personajes comparsa también), entre los límites de la vida y la muerte. El macabro horror y la poesía mezclado sabiamente. ¡Esa angustia navegando por sus venas… me ha matado!... y hay más frases abrumadoras entre la crudeza y la belleza de las descripciones.
    Lo dicho, muy bueno ,Mayte, álgido en todo su recorrido Poeiano sin perder la tensión ni la atención de los que te leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice un compañero, si se mirara entre bambalinas saldrían mis propias dudas ante posibles finales e interpretaciones que tenía en mente y que harían cambiar completamente la historia. Aprendo con vuestras visiones, es un privilegio poder contar con el efecto que produce afuera lo que escribo, y más con comentaristas del nivelelazo que tengo la suerte de tener...
      Más que feliz... Gracias por tu tiempo, y tu mirada tan atenta (me encanta lo de la comparsa..)
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  23. Muy bueno tu relato, la idea de ese barco de los miedos me pareció fantástica, a veces los miedos nos dominan, haciéndonos cometer errores, muy bueno, muchas suerte en el concurso. PATRICIA F.

    ResponderEliminar
  24. Hola Maite. Un relato muy bien escrito, con una prosa firme que no decae en ningún momento. Manuscrito hallado en una botella fue tal vez de los relatos que más me impresionaron en su día de Poe. Tú has sabido darle tu visión particular, encarnando en los tripulantes fantasma de ese barco nuestros propios miedos, de los que la protagonista necesita huir aterrada, prefiriendo incluso tirarse la mar que tener que enfrentarlos. Al final le espera una muerte dulce sobra la arena de esa playa, bajo la mirada absorta de un niño. Muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no es exactamente mi visión, pero mi torpeza en algunas expresiones conducen inevitablemente ahí. Si en un futuro salvo esta historia cambiaría o desarrollaría la idea.
      Manuscrito y descenso al Maelstrom son mis relatos favoritos. Aquí no quise repetir la idea de los sabios y le di al barco el toque "Titanic" emergiendo del fondo para hacerlo diferente.
      Muchas gracias por tu estimulante comentario, y ya deseando leerte.
      Un abrazo!

      Eliminar
  25. Hola, Maite:
    La lectura de tu relato me ha sumergido en unas aguas creativas batientes, en las que las olas de tus párrafos iban superando los diques de mi atención. Navegar a tu lado ha conllevado adentrarme en la dentada boca del surrealismo más mordiente con una realidad que nos ahoga.
    Gracias por este chapuzón en tus frescas aguas creativas, Maite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti... por este poema-comentario lleno de ingenio, tan marino y tan bonito, donde además desgranas la historia de modo fenomenal.
      Un abrazo, camarada de navío :))

      Eliminar
  26. El cascabel la ata a la realidad. ¿Que sería del barril de amontillado sin los cascabeles? Y la mariposa, ¿la esfinge?, cierra el círculo y redefine el contexto. Abrir y cerrar con Poe, me atrae esa simetría. Por el camino, noto una mano que se resiste a abandonar la lírica y solo cede a la epica a través de metáforas, ¿es cosa mía o existe esa tensión? No importa, le da personalidad y color al relato. Y aunque el mensaje en la botella hable del mar, tu relato me habla de otro mar interior, de un terror que está dentro, de la muerte como liberación, pero en tierra firme.
    Vale, he fumado.
    Isra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te soy sincera, la simetría es casual, luego me he dado cuenta… ¡Es curioso! Qué bueno que lo hayas señalado… Tensión en la poesía… no lo sé, tendría que leerlo dentro de un tiempo para verlo con más claridad.
      Y por aquí no noto olor a hachis… ja, ja. Lo has interpretado muy bien… Sin querer lo encerré en un subjetivismo total, que si salvo el cuento cambiaría.
      Gracias por tus apreciaciones, son muy interesantes.
      Un abrazo!

      Eliminar
  27. Hola Maite , un buen relato .... La verdad es que con cada uno de vosotros aprendo cosas nuevas , este relato tuyo es fantástico con un terror exquisito , te deseo mucha suerte amiga , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y yo con vosotros! Lo bonito de esto es lo mucho que podemos nutrirnos mutuamente, además del placer que da ver el mismo tema con diferentes facetas, según el autor. Fascinante.
      Gracias, Flor, un besazo :)

      Eliminar
  28. Hola, Maite. ¡Genial relato con el que participas en el concurso!, terrorífico y extraño. Y, como ya te han comentado algunos antes, las descripciones impecables.
    La protagonista creyó que logró escapar de esos extraños monstruos, pero en verdad lo único que logró llegar a la playa fue su alma, sola, ya sin su cuerpo.
    Genial relato.
    Suerte en el Tintero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Qué bueno es poder saber lo que reflejo en vosotros con las palabras. Me encanta, es apasionante. Un beso

      Eliminar
  29. Hola, Maite-Volarela. Me ha parecido muy atractiva tu elección de una ambiente marino para el desarrollo de tu relato de terror gótico. Añado que la elección de un barco fantasma cual Holandés Errante moderno le da mucha fuerza e intensidad en el desarrollo de la historia. El cúmulo de hallazgos de la protagonista en la cubierta de la embarcación degenera su cordura, llegando a la conclusión de que el suicidio es la única salida para el horror que ella experimenta. Gran acierto las pinceladas poéticas con las que matizas el relato, empezando por la mariposa final. Buen relato, me ha gustado.

    Suerte en el tintero, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como a Cinthia le digo, qué buen comentario.
      Me encanta que destaques la idea del barco fantasma, es justamente lo que más me gusta a mí de esta historia, lo que verdaderamente me provocó mucha impresión imaginar.
      Me alegra mucho que te haya gustado
      Un abrazo :)

      Eliminar
  30. ¡Hola Maite!, nos traes el mundo onírico en su fase álgida del final de una vida. Sublime pesadilla entre la vida y la muerte, un abandono magnamente descrito, liberando lastre en ese mar profundo donde agonizan pecios. Tu imaginación en las descripciones de esos seres macabros y horripilantes... Me da que eres una fiel lectora de estas historias. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “liberando lastre en ese mar profundo donde agonizan pecios”… ¡y tanto! Me gusta cómo lo expresas.
      No soy aficionada al terror, aunque he leído algunos clásicos. Yo también pensaría eso del tuyo, me inquietaste de veras...
      Un abrazo, Emerencia, y muchas gracias por pasarte.

      Eliminar
  31. Sí, eres poeta y llevas la poesía a tu prosa aún en historias de terror. Magnífica descripción de esos miedos en el buque fantasma., y perfecto final. Me sacudió profundamente y me encantó.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tan estimulantes palabras. Me alegra que hayas visto el final acorde porque tuve muchas dudas con otro posible final. Un fuerte abrazo y mucha suerte para ti también.

      Eliminar
  32. Respuestas
    1. Muchas gracias, Magalí. Si te gusta el género, pásate por los restantes cuentos... son buenísimos :)

      Eliminar
  33. Me ha encantado el relato de principio a fin. Te agarra por el cogote desde el comienzo y no te suelta hasta acabar. Gran trabajo, Maite. Mucha suerte en el concurso. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anda que el tuyo si que es bueno, te has quedado con el personal. Mucha suerte para ti también.
      Un saludo muy cordial :)

      Eliminar
  34. Hola, Maite.
    A medida que leía el terror de esa pobre alma acrecentaba el mío.
    Has creado una tensión perfecta, se visualizaban los miedos, se compartían.
    Increíble aporte al concurso. Muchísima suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo has vivido... No es recomendable para personas de excesiva imaginación... ;)
      Muchísimas gracias, Irene.
      Un abrazo y suerte para ti también :)

      Eliminar
  35. Desolador... Un relato que no deja indiferente. Te aplaudo. Un placer leerte. Saludos

    ResponderEliminar
  36. Hola, Maite. Potente tu relato, imaginación desbordante y apabullante narración.
    Un insólito barco fantasma con terroríficos tripulantes.
    Suerte en el Tintero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras.
      Suerte para ti también :)
      Un abrazo

      Eliminar
  37. Veo que entre todos los del Tintero, habéis creado un ambiente narrativo propio, con gran imaginativo, terror y belleza. Los otros que leí me han gustado mucho. El tuyo, también está muy bien. No soy entendida y no he leído mucho de terror, pero alguna vez tendría que empezar... Se lee bien tu relato, con cierto gore poético y ese final precioso, esa luz y ese niño con su dedo...
    Es agradable leerte. Por cierto, veo que has escrito libros y que están en amazon, echaré un vistazo con mucho gusto.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no dejo de deslumbrarme leyendo y leyendo... Han salido maravillas.
      Gracias por tus palabras, Clarisa.
      Un abrazo

      Eliminar
  38. He vuelto porque he querido encontrar mi error y no he tenido que perder tiempo, en la primera línea estaba tu explicación. Fue lo único que no leí y el error se cimentó en la cita introductoria del relato, firmada por Poe. Lo que me entusiasma es que lo hayas escrito tú, de una forma magnífica, con tal calidad literaria que queda a la altura de uno de los grandes creadores. Con toda la humildad que tú quieras pero, con toda la razón, puedes sentirte más que satisfecha.
    Perdona mis despistes, no es ya que mi vista no esté bien -que eso es innegable- sino que, por añadidura, no miro: de ese modo no hay manera de ver. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de disculpas... Era bien fácil confundirse. Además, para mí no puede haber mayor elogio que tu equívoco.
      Un millón de besos!

      Eliminar
  39. Hola Maite. Mantienes el ambiente de terror desde principio a fin. Me ha tenido en vilo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  40. Terror en alta mar, eso sí que es original.
    Me ha gustado mucho, sobre todo el final, con un toque poético.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, me alegro de acertar en el tono poético.
      Un abrazo

      Eliminar
  41. Un relato de lo más desasosegador. transmite la angustia de alguien que transita ya por la orilla de los muertos sin tener conciencia de ello.
    La forma de narrarlo es destacable por la prosa- poética, como de ensoñación .
    Un abrazo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, lo dejé abierto para que se interpretara así también. Me alegra que te gustará la manera de narrarlo.
      Un abrazo y suerte para ti también.

      Eliminar
  42. Muy buen relato Maite uff da escalofríos leer todo lo que le sucede a tus protagonistas en ese barco fantasma.
    Un abrazo y suerte en el concurso
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. El terror en el mar nos atrajo a las dos...
      Suerte para ti también
      Un abrazo :)

      Eliminar
  43. Hola, Maite. Vaya descripción, de una mente al límite atormentada, nos haces de tu protagonista. Más que miedo da terror tu relato, llegar a ese punto tan extremo y aceptar la muerte como única solución. Una narración muy en consonancia con la trama Poetiana de este mes. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nos hemos puesto todos "a tono" con Poe.
      Gracias, suerte para ti también :)
      Un abrazo

      Eliminar
  44. Hola, Maite. En esta mi segunda vuelta —sí, estás entre mis finalistas— por fin paso a comentarte. Tu relato me pareció la primera vez terrorífico a más no poder, con imágenes entre Pitaras del Caribe —alguien más lo dijo— y HP Lovecraft. El final —entre poético,desesperante y simbólico— me dejó impactada. ¡Muy buen trabajo!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Esta edición ha sido espectacular. Creo que realmente Poe, o su inspiración, estaba entre nosotros.

      Y animada por los análisis que algunos estáis haciendo, pongo yo también mis impresiones sobre lo escrito. No es bueno tener que explicar una historia, la narrativa tiene que explicarse por sí sola, sugerir al lector, dejarlo libre... Pero como el tema da mucho juego, añado esto, sólo como reflexión general, ya que el tema del miedo es apasionante.

      La interpretación que yo hubiera querido lograr de mi historia es que creamos una realidad subjetiva a la medida de nuestra mente, y eso no tiene por qué coincidir con la verdadera realidad exterior. Cuando el ser afirma “tú decides”, me refería a que eres tú al final el que va a crear su propia realidad y se la va a creer. Pero esa frase, ahora, la quitaría o la desarrollaría porque no me di cuenta de que encerraría el relato en una visión de subjetivismo total. Y mi visión quiere contemplar las dos caras de la realidad, la objetiva y la subjetiva.

      La objetiva porque el barco es la realidad del Miedo Colectivo (así, en mayúsculas), del miedo de toda la humanidad, saliendo a flote del fondo del mar (subsconsciente colectivo.) El miedo, como el mal, son los opuestos a la luz. El/la protagonista busca desesperadamente la luz, y al final se evidencia. El miedo colectivo lo llevamos desde que somos niños, es heredado de la especie, y las pesadillas infantiles son la prueba. Nuestra afición a las películas o literatura de terror no es más que el deseo de enfrentarse a él, desde afuera, con mayor control, como espectadores, pero evidencia lo fuerte que es en nosotros. Si existe afuera el mal-miedo o dentro de nosotros mismos, o en ambas partes, es una cuestión filosófica que el hombre se plantea desde tiempos antiguos y todavía no la hemos resuelto. Lo que sí sabemos es que nosotros somos el combustible principal, y si nuestra mente no alimenta esos fuegos, el temor desaparece por sí solo. Pero ahí entran cuestiones, también muy antiguas, sobre la voluntad y el poder del ser humano sobre sus impulsos, emociones y miedos propios o/y heredados; sobre la lucha del bien contra el mal, y en definitiva el sentido de nuestra existencia, de por qué estamos aquí, luchando, siempre, luchando...


      Eliminar
  45. Añado que después de escribir mi texto, y motivada por un comentario de Carles, investigué en internet lo de los barcos fantasma. Para mi sorpresa fui a parar a una leyenda chilena, concretamente de la isla Chiloé, en la que un barco que llaman el Caleuche recorre los mares envuelto por la niebla. Sus tripulantes son brujos que se llevan a los náufragos y a los ahogados que encuentran por el mar... Allí quedan atrapados por la eternidad, saltando, con una pierna doblada sobre la espalda. Si los miras, mueres o te deforman el rostro… ¿Casualidad? Se parece tanto a lo que yo he escrito que me quedé alucinada. Para colmo la mariposa y los cascabeles con que abro y cierro son elementos de Poe que puse inconscientemente.
    Por eso creo que los artistas no hacemos sino “conectar” con las emociones nuestras y de todos, ponerle nuestro sello sí, moldearla, etc. Pero no dejamos de ser uno con todos y reflejar lo que en algún momento dado el mundo quiere expresar.


    Un beso y abrazo para ti y todos!

    ResponderEliminar
  46. Muchas gracias Maite por ese esfuerzo en analizar tu propio escrito que, al menos a mi, me ayuda a comprenderlo mejor.

    En primer lugar, argumento en contra de eso de que los textos tienen que explicarse solos. Las historias son un todo que se compone de dos partes fundamentales: lo que el autor quiso decir, y lo que el lector supo entender. Cuanto más autoexplicada esté una historia, menos interviene el lector; tal vez por eso prefiero los libros a las peliculas, pues estas ultimas me roban mi derecho a imaginar.

    Al lector hay que ponerle tarea, siempre, salvo que escribas guiones para Disney. Tiene que esforzarse por revolver una intriga, tiene que imaginar la cara de un personaje, tiene que fabricar en su imaginación el mundo físico donde se desarrolla la historia. El autor solo tiene que darle pinceladas, pequeñas pistas, para que el lector ponga el resto: así hace suya la historia, la recrea, le da vida y le aporta emoción. ¿Tiene el texto que explicarse solo? No. Tiene que explicar lo justo para que la historia funcione, hacer más que eso es menospreciar la capacidad de comprensión e imaginación del lector.

    Y en cuanto a la parte del autor, toda historia tiene su metahistoria, aquella que habla de cómo se ideó la trama, cómo se quiso caracterizar a los personajes o cómo se decidió usar una determinada forma de expresión: lenguaje, vocabulario, etc. De todo esto solo hay que mostrar en la historia el resultado, al lector no le interesa, pues el tiene su propia metahistoria de su experiencia de lectura del texto. Esta metahistoria solo interesa a quién quiere ir más allá y se pregunta los cómo y los por qué de cada recurso utilizado en el texto. A quien, ademas de leer, quiere analizar y comprender. Si el autor, además de presentarle un texto, le explica sus intenciones, sus decisiones y su proceso creativo, el análisis adquiere un enfoque basado en hechos y no en suposiciones (estoy cansado de no responder críticas que se basan en lo que suponen del texto y de mi, en vez de en lo que se supone que deberían haber leído). Es decir, este making off interesa a quien a su vez escribe o está aprendiendo a escribir. Y no es ningun invento reciente. Adoro leer los clásicos comentados, llenos de notas al margen y extensos prólogos explicativos. Porque de eso se aprende mil veces más que haciendo cábalas sobre el autor a medida que se lee su obra.

    Hablas del miedo. Es la motivación de fondo de este concurso. Quiero aportarte una opinión más. Pensemos en Sauron. ¿A ti te da miedo? A mi, no. Porque Sauron vive en un mundo donde los arboles hablan, la gente se hace invisible poniendose un anillo y las espadas se ponen a brillar cuando se acerca un malote. Pero si me cuentas una historia donde un tipo abre una lata de atún y le aparece una tarántula, eso si que me da miedo, porque tengo unas cuantas latas de atún en la despensa. Tememos (entre otras cosas) lo posible. Cuanto más atada a la realidad está una historia de terror, mas miedo produce. Que le pregunten a Stephen King.

    Tememos también a lo desconocido, de ahí la intima relación entre terror y misterio. De hecho, lo desconocido nos produce una reacción contradictoria: nos repele porque nos da miedo, pero nos atrae porque nos despierta curiosidad. Pensar que lo único que nos atrae del terror son sentimientos mórbidos es un error: el miedo nos atrae de forma natural, pues, a pesar de todo, queremos saber, y el deseo de conocimiento es uno de los mayores motores de la humanidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí. El lector crea la historia en su mente y por eso la vive. Es lo bello de la literatura. El autor da pinceladas… yo diría algo más, lo guía, lo conduce, y si emplea un tono de humor lo guiará hacia un desenlace de humor, y si lo emplea dramático lo guiará hacia el drama, o si es poético, como en este caso, lo conduce por un mundo de ensueño. En tu caso, tu relato tiene el tono exacto de amor a la belleza que el protagonista describe. Es tan melodioso cada párrafo que el lector se ve conducido por tu mano hacia la bondad y la delicia de un alma que idolatra (luego llega el chasco, que tú provocas voluntariamente en el lector para nockearlo y dejarlo ver que una mente esteta no necesariamente es buena.) Por eso, sí es responsable, hasta cierto punto, de la sensación final que deja en el lector, y esa es la base de todo el arte literario. Luego, por supuesto, la historia “vuela” a través de la mente del lector, y dejará más o menos huella según la afinidad entre la propuesta del autor y las expectativas del lector.

      Desde luego es todo un placer “ver y comprender” el trabajo del autor. Ahí está el del análisis que hace el mismo Poe de su poema “El cuervo”. Ójala contáramos con más explicaciones de maestros.
      “Adoro leer los clásicos comentados, llenos de notas al margen y extensos prólogos explicativos”… Y yo…

      Gracias por tus explicaciones, comentarios, aquí y en los otros blogs. Enriqueces los temas y haces que sea un placer compartir.

      Eliminar
    2. Uf, estaría horas hablando y aprendiendo de estos temas. Completamente cierto lo que dices, guiar al lector, conducirlo... pero también esa responsabilidad. Porque esa creación solo se convierte en historia cuando alguien la lee, y la recrea en su mente. Solo en ese momento ES. Y el autor debe ser consciente de ello, y bajarse de su pedestal para ponerse en ese otro papel. Por eso es tan importante releer, revisar, reescribir si es necesario, y también exponer las creaciones a otros para comprobar si se logra el efecto deseado. Como importante es distanciarse del escrito para volver después a él y poder mirarlo con otros ojos, ya liberado de la fiebre creativa, tratando de captar esas ideas y sentir esas emociones que se querían inducir en el lector. Creo que yo mejoré bastante cuando mandé al carajo las prisas y empecé a asumir esas relecturas y ese distanciamiento. Me ayudó a ser más cuidadoso, a comprender al lector y, a través de él, a descubrir mis propios errores.
      Cuando comparo lo que escribía "a ver lo que sale", sin apenas revisar, deseando publicarlo para satisfacer seguramente mis propias carencias, con lo que estoy tratando de hacer ahora, sin prisas ni complejos, con una estructura mucho más pensada antes de escribir siquiera la primera palabra, me doy cuenta de que he dado un paso más de los muchos, muchos, que me quedan para poder llamarme a mi mismo escritor.

      Un abrazo, es un placer tener con quién compartir ideas e inquietudes, y poder aprender de tu experiencia y tus ideas, como las de tantas otras personas interesantes que estoy conociendo aquí. Muchas gracias, Maite.

      Eliminar
    3. Me ocurre igual. Sólo cuando pasan varios meses puedo ser “lectora” de mis propios textos y juzgar con distancia.
      Yo creo que los grandes escritores lo son, entre otras cosas, porque saben seleccionar lo que vale de lo que no, logrando un nivel de calidad altísima. Rompen, tiran, tachan, rompen… Para eso hace falta mucha claridad y humildad.

      Encantada yo también de conocer personas tan interesantes!
      Un abrazo :)

      Eliminar
  47. (sigo...)

    Vaya, hablo de todo, y aún no he tocado tu historia. Pero tiene un porqué. Tu historia tiene anclas con la realidad que la hacen posible, dentro de lo imposible de todo este género. Y produce miedo. Tiene misterio, y por eso engancha. Tiene un toque poético que en mi otro comentario quise destacar por lo mucho que le aporta a la historia. La hace más onírica, va mas directa al centro de las emociones, la transforma de un mero relato a una creación de más altura. Y eso es un gran valor.

    Y tu historia habla de las raices del miedo. Reconozco la metáfora, y me encanta. Y esa metáfora funciona precisamente por lo poético de la forma. El lector solo tiene que dar un paso para empezar a reconocer los elementos fundamentales, trascendiendo sobre las formas del barco o sus tripulantes para encontrarse con las realidades de esos miedos que pertenecen al inconsciente colectivo y que, por tanto, podemos reconocer y nos hacen identificarnos de alguna forma con la protagonista. La empatía con ella está, por tanto, a ese nivel más profundo, el que todos hemos experimentado en un mal sueño, y que es lo que convierte la historia en posible (más incluso que aquellos anclas) y por tanto nos despierta las dos emociones fundamentales que persigue este género: miedo, y curiosidad.

    Un abrazo! Muchas gracias por dar este paso (joder, dicho así suena a "te queremos, Maite), y perdoname por parasitar estos comentarios con mis ideas de patán con infulas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. E insisto; nada de parasitar, ni de patán, ni de ínfulas. Eres generoso, sabio y humilde.

      Me encanta lo de que “el deseo de conocimiento es uno de los mayores motores de la humanidad.” La curiosidad siempre unida a desvelar misterios... La ciencia es el linterna, la razón la mano que lo lleva. Aun así, el salón en que habitamos es tan enorme y tan oscuro que sólo vemos una ínfima parte con nuestra linternita. Porque, tirando más de tu hilo, lo real nos da miedo porque tememos sus consecuencias (la tarántula en la lata de atún) y lo desconocido da miedo porque intuimos que hay algo real detrás, pero no tenemos nombre aun para ello: es lo Inexplicable.

      No quiero extenderme, pero vuelvo a Poe. Me encanta su cuento del manuscrito porque precisamente relata el inmenso misterio que es la vida, la existencia, y todos los misterios que tiene. En una de sus frases dice:

      “Puedo percibir fácilmente lo que el barco no es; me temo que no puedo decir lo que es”.

      Gracias de nuevo por ampliar esta bonita charla acerca de los miedos y la literatura, y por hacer un análisis de mi historia que es todo un lujo para mí.

      Estoy impresionada, perpleja, maravillada, con historias que han salido en esta edición, como la tuya y la de otros compañeros.
      Un abrazo!

      Eliminar
  48. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué suerte la de tenerte a ti. Sabes que cuando tú hablas, todos callamos...
      Un abrazo, bien cariñoso :)

      Eliminar
    2. Maite, más que tu explicación, tu concienzudo análisis complementa y nos hace reflexionar, (a la autora y a tus lectores), también los comentarios de nuestro compañero Isra. Tintero suma y se enriquece, sin duda. ¡Qué suerte tener contertulio como vosotros!
      Un cariñoso abrazo.
      Disculpa Maite, releyendo borré mi comentario para ponerlo en tu blog cuando leí tu respuesta.

      Eliminar
  49. Reconozco Manuscrito hallado en una botella. Con los extraños tripulantes como la personificación de los miedos de la protagonista. Que se reconoce como muerta.
    El pequeño podría ser el mismo Poe o un émulo. Descubriendo la belleza en una mujer. Y la tristeza, al ver que esa mujer está muerta.
    Algo de terror fusionado con poesía, elementos que están en el autor homenajeado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho tu visión, especialmente imaginar a Poe niño...
      Gracias por visitarme, Demi.
      Un abrazo!

      Eliminar
  50. ¡Hola! Soy participante ocasional en "El tintero de oro" y lectora habitual de sus participoantes. Así he encontrado tu blog.
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu sincera opinión