El principio del caos. Microrrelato

Os dejo este micro, inspirado en la iniciativa de "El tintero de oro" https://concursoeltinterodeoro.blogspot.com . Puede que sea demasiado libre, no obstante aquí va.


Más relatos participantes aquí: Participaciones



EL PRINCIPIO DEL CAOS


 La niña quedó estupefacta:

 No es que fuera una sola mujer la que iba en silla de ruedas, sino toda la sociedad se movía así. Las ruedas eran impulsadas por el pensamiento de una máquina central que los colocaba a cada uno en el lugar y momento exacto en que debían estar, materializándolos y desmaterializándolos según la voluntad del Código Sacro. Todos a la vez suspiraban; todos cerraban los ojos cuando la gran diosa hablaba a través de sus cerebros para recordarles el nacimiento del mundo y el sentido de sus vidas.

 El frío de un sueño acerado recorrió los piececillos desnudos de la niña. Un profundo murmullo de fotocopiadoras eléctricas parecía emanar de las personas. Acarició un perro  y le dio un calambrazo. A las tres en punto todos tocaban el aire con su dedo índice.   Estaban leyendo el mensaje diario de la diosa Pensamiento Perpetuo. A cambio, digerían una ración de adrenalina como sustento. Mientras tanto, bellas robotitas barrían milimétricamente las calles de sueños y rescoldos inconscientes.

 Heidi se arrodilló sobre el suelo de plástico con falso olor a césped  y, convulsionada, lloró una lágrima blanca como la nieve de sus montañas; quedó clavada allí para siempre como una extraña flor del paraíso. Después grito: ¿Dónde estás, Pichí?” y acto seguido fue detenida por las fuerzas de seguridad como un algoritmo erróneo del sistema. Sin embargo, la lágrima helada no se pudo borrar, fue imposible. Y aquél fue el principio del caos.


                                                                 ***




                            

Comentarios

  1. Ohh extraño y "atrapante" relato que nos deja como en uno de esos raros sueños o en esas películas de ciencia ficción donde todo parece lo que no es!
    Muy bien estructurado con unas imágenes que son tan visuales!
    Qué placer leerte!
    besos!

    ResponderEliminar
  2. Protagoniza Heidi, pero con Matrix y "un mundo feliz", en el trasfondo. La referencia a Clara como paradigma de toda la sociedad dirigida y sin posibilidad de ser libre.
    El murmullo de fotocopiadora emanando de las personas.
    Y la emoción de desencadenó todo...
    Es un fanfic mezcla con personaje de un mundo y situación de otro.
    Hace un rato estaba leyendo los últimos de la lista de "el tintero", y abro ña lista de lectura y aparece el tuyo. Jaja. Me slegro de que partícipes
    Besosss

    ResponderEliminar
  3. Texto muy interesante que me gustó leer. Gracias por compartir.
    .
    Un día feliz... Abrazar
    .
    Crementos poéticos y ensoñaciones
    .

    ResponderEliminar
  4. Muy ingenioso y espero que eso no suceda nunca, porque si duda alguna seria el inicio del caos- Te felicito un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes, creo que es esa parte de la vida que no te gustaría que existiera, es como si Heidi no tuviera la libertad de ser ella misma porque esta dentro de un sub mundo tipo matrix, que situación tan apocalíptica, muy bueno tu micro, te lleva a pensar muchas situaciones, saludos.

    ResponderEliminar
  6. Un texto magnifico que a mi me ha recordado "Ensayo sobre la ceguera" he leído otros relatos de esta convocatoria y el tuya me ha parecido magnifico. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Terrible, lo has detallado de forma tan real que impacta. Ojalá que el caos traiga la oportunidad de abandonar tanta robotización.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Amé tu relato! Y ese final, esa lágrima que es el principio del caos y del caos se forman nuevos mundos. Espero que mejores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado tu micro, tan imaginativo e inquietante y tierno al mismo tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me encantó, rezuma imaginación, y también una ternura en tiempos absurdos.

    Un abrazo, y feliz día

    ResponderEliminar
  11. Un relato futurista muy inquietante con ecos de "Un mundo feliz", sí, como ya te han dicho. Me ha encantado. Una historia muy bien trazada y muy original.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta, pues soy una apasionada de Heidi y cada vez que la veo no puedo dejar de llorar cuando el abuelo se queda solo... Un placer leerte. Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Una distopia en toda regla, con un punto sentimental muy acertado. Me ha parecido una historia muy original y me ha gustado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Daniel nos incita también ha hablar de nuestro personaje elegido. Heidi fue para mí un ídolo en mi infancia. Podía incluirse en los inicios del manga japonés. Ella y sus montañas influyeron en mi propio amor a las montañas. La inalterable pureza de su mundo infantil es algo que me fascinó contraponer a la decadencia del mundo actual, convertido en distopía en este texto (Pichí es el pajarillo silvestre de Heidi, el que busca porque en el mundo que encuentra no está). Cómo ha ido a parar Heidi allí es algo que dejo a la imaginación del lector.
    Mi relato es desolador, pero como apuntan algunos, quise acabar con que la verdadera esencia de la humanidad se alzará a partir del caos.

    Gracias por leerme y por todos vuestras jugosos comentarios.
    Un saludo muy cordial

    ResponderEliminar
  15. Lo humano tan olvidado-recóndito- en el fondo de nosotros mismos será el principio del fin del caos reinante en el que ha venido a dar este sistema teísta-mercantilista en el que a diario nos operan desde un pensamiento dominante... Gran metáfora esa lágrima, Volarela.

    Abrazo siempre admirado. Perdona la demora en venir a leerte (liado de trabajo es poco decir) y agradecido por los comentarios que dejas en mi blog, pura inspiración. Nada más releerlos y ponerse es escribir... Un abrazo aún mayor. De corazón.


    ResponderEliminar
  16. Hola Volarela , que bonito micro ... Espero que en un futuro no sea este el nuestro
    ya que de alguna forma estaríamos gobernados por un ordenador , estamos empezando con los móviles y las tablets
    y nos tienen de alguna forma vigilados , pero esperemos que no sea este nuestro final , te deseo una feliz tarde y mejor año nuevo , saludos de flor.

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola, Volarela! Bueno, lo primero es agradecerte la participación en el reto que me ha hecho leerte por primera vez y desde luego he quedado impactado con el micro. Alucinante. Mi recuerdo del personaje es el de la serie de dibujos animados. Inocencia, espontaneidad, la libertad abriéndose paso, la esencia de lo natural. Y con ese punto de partida trasladas al personaje a un mundo que es todo lo contrario, un mundo en el que lo más aterrador es que parece ser el destino al que nos está llevando irremediablemente este culto a la tecnología en el que parecemos instalados, un culto en el que el ser humano deja de ser el centro para convertirse en un mero complemento del sistema al que quieren conectarnos quien sabe por qué motivo. Un relato magnífico en su forma y en su fondo. Reto absolutamente superado. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Ha sido un gran placer participar en tu reto.
      Un abrazo!

      Eliminar
  18. Ya había puesto mi comentario pero algo pasó. Aquí está de nuevo: Me ha gustado mucho, escoger a Heidi para protagonizar un relato con un ambiente futurístico-espeluznante es un gran acierto, aporta ternura y despiertas emociones en el lector. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  19. Una lágrima inocente, pura, humana y divina rompe la frialdad de ese futuro tecnológico y destructivo...Heidi está ahí, como estuvo para todos nosotros que no la olvidamos, porque representa la fuerza, la grandeza y la magia del ser humano y de nuestra madre naturaleza...Esa naturaleza que nos pide a gritos que la valoremos y la cuidemos.
    Mi felicitación y mi abrazo entrañable por tu creatividad siempre latente y viva, Maite.

    ResponderEliminar
  20. Increíblemente ingenioso, querida Volarela.

    Es tremendo pero por otro lado esperanzador... esa lágrima -clavada, y bien anclada- puede ser el principio de un nuevo mundo, y paradisíaco ¿porqué no?
    Por cierto, me acuerdo perfectamente de Pichí, aquél petirrojo con el que me he sentido muchas veces identificada...

    Realmente magnífico, Maite, gracias y besos mil ♡

    ResponderEliminar
  21. Ingenioso tu micro, a la par que inquietante. Grandes personajes en nuestro recuerdo. Felicidades. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  22. Pues nos haz atrapado en un multiverso en donde el ambiente es incierto y cambia a cada segundo.

    Sin embargo debo decir que algunas referencias se me escapan
    aunque quede encantado con todo el surrealismo que pintas en este micro

    ResponderEliminar
  23. Que vuelta más maravillosa al mundo de Heidi, me ha impactado mas siendo un relato tan breve.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. El cuento de Heidi con referencias a otros mundo mas futuristas, en las que una sociedad demasiado informatizada y digitalizada se hace con el control. La silla de ruedas de Clara, pareciera ser una metafórica referencia, a la dependencia de la información manipulada por entes desconocidos que manipulan nuestra forma de "vivir"
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola, Volarela. Me ha gustado tu distopía, me parece un micro muy creativo que bebe de diferentes fuentes, bien narrado de principio a fin con un ambiente ligeramente cyberpunk. Te agradezco el comentario de aclaración respecto a la identidad de tu protagonista. Tengo que reconocer que por ignorancia, desconocía los referentes vinculados a los personajes que forman parte del mundo original del que parte la historia. Un contraste muy atractivo entre esos vestigios sensoriales que atesora Heidi en sus recuerdos con la realidad desnaturalizada y virtualizada en la que se despierta. Me ha gustado el micro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Hola, Volarela. Un micro alucinante e ingenioso. Te atrapa con ese misterio que mueve la historia. Y de fondo el personaje de Heidi y Clara, un dibujo que nos acompañó en la infancia y que parece que se ha hecho mayor con una metáfora muy significativa, cruda e inquietante.
    Me encantó es decir poco.
    Enhorabuena por este gran trabajo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  27. Vaya mundo dispótico el de esta Heidi. Matrix levantado sobre montañas heladas y manto de cesped. Pero no es eran potente como se cree y es vencido por una sola lágrima.
    Da que pensar, desde luego.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Hola Volarela, nos traaes una crítica de nuestras sociedades tecnológicas, que evolucionan hacia un control total del individuo y su despersonalización. No hay espacio para Heidis ni elementos que se escapen al control del sistema. Aunas el futurismo de Matrix con un clásico como Heidi. Muy imaginativo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Hola, Volarela. Me encantó tu micro. Nos despliegas un mundo futurista para dar luego una vuelta de tuerca y presentar a Heidi como la causante del caos. Muy bueno!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Hola Volarela, Heidi en la ciencia ficción, me explotó la cabeza :). Muy bueno tu micro.Gracias por compartir. ¡Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
  31. Hola,
    Extraño y perturbador reto al que nos llevas a través de los ojos de Heidi, contrapunto perfecto para lo que cuentas.Lo de digerir una ración de adrenalina como sustento me ha encantado. Felicidades

    ResponderEliminar
  32. Hola, Volarela. Has descrito con elegancia un futuro que parece que nos amenaza irremisiblemente si no hay una Heidi que llore esa lágrima de salvación. Esperemos que el caos sea el de la voluntad del Código Sacro. Te felicito. un buen micro.

    ResponderEliminar
  33. Una lagrima fue poderosa, tanto para desestabilizar un sistema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Un microrrelato desconcertante, pero que con una segunda lectura ya se dejan entrever los simbolismos que guarda, de una sociedad controlada y simulada. Y lo más extraño y espectacular es la aparición de Heidi, cobrando aún más sentido todo.
    Me ha encantado el micro, enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. La historia de Heidi en una versión demoledora donde todos están vigilados y sometidos al poder de Código sacro .
    Esa lágrima a tiempo cambió el rumbo del sistema.
    Muy bueno te felicito
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  36. Hola, Volarela. Hasta la pobre niña, bueno ya talludita y con el pelo más que blanco, se acaba de despertar en Matrix. Si es que no respetan ni a los más entrañables personajes estos que quieren digitalizar hasta los sentimientos. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu sincera opinión

Entradas populares