Isabel y los espejos (cuento fantástico)


   Pintura: René Magritte 

                                                          

                                  Hola, amigos. ¿Cómo están de limpios vuestros espejos?

Cada mes iré poniendo algún espejo, digo relato, intercalando realistas con fantásticos. Éste estaba cogiendo polvo estelar...; (no me atreví a ponerlo antes por su longitud.)

Fotografía de la artista Franciska: Poeta y fotógrafa


Y como es de rigor, mis mejores deseos para el año, que ya está boca abajo y a punto de salir por, ejem..,  la entrepierna del Tiempo... (¿por cierto, tiene sexo el tiempo?).


Shsss... Vosotros a lo vuestro ;)


                                                                             Pintura: Andrew Ferez


                             

                                   ISABEL Y LOS ESPEJOS


—Isabel.

­­­­­­­—Qué.

—Isabel.

—¿Quién me llama?

 

De pronto, Isabel escuchaba el tic-tac del reloj. Era un tictac recién hecho, inmaculado como una pisada nítida en mitad de la nieve. Una pisada que avanzaba... hacia ella, sin prisas, segura de penetrar aquel tímpano indefenso. Tuvo que taparse los oídos. El reloj aumentaba su sonido descomunalmente. Mientras, una voz, desde el espejo en el que estaba mirándose, comenzaba a llamarla: “Isabel...” Y el espejo de enfrente también gustaba de participar…: “Lebasi...” Y la mujer, situada justo entre los dos, miraba su imagen duplicarse hasta el infinito, donde una lejanísima Isabel la contemplaba, atónita, tratando de atravesar las miles de isabeles intermedias para llegar a ella misma. Algo sucedía que ponía patas arriba su mente cuando se miraba en un espejo. Al salir de casa, cada escaparate susurraba su nombre al pasar. Su oído también estaba hipersensibilizado, y los sonidos repicaban a pleno volumen en su cabeza, dejando reverberaciones de lo más extravagantes; como aquella alarma de oca que sonaba cada vez que abría o cerraba una puerta, o el sonido de chapoteo que iban dejando sus propios pasos, o el canto del cuco que escuchaba cada vez que metía la llave por la cerradura. Tras cinco minutos, estos sonidos se iban diluyendo gradualmente en el pozo del tiempo, y todo volvía a la normalidad.

Estoy segura, pensaba la mujer, de que todo comenzó por primera vez cuando me miré en el espejo de aquella peluquería. Yo ya me había dado cuenta de que la gente que entraba allí salía con cabelleras que no eran nada naturales, con la cuarta dimensión del tiempo incluida, de modo que iban virando en segundos del pelo finísimo del bebé al blanco del anciano, transitando por las rebeldes melenas juveniles o las más comedidas de la madurez. Además poseían unos perfectos destellos de rayos en la noche más atormentada… Eran el último grito en pelambrera humana y, la verdad, no me pude resistir.

Igualmente resultaba muy extraño que bajo los focos de la peluquería, bajo aquellas tijeras y frente a ese espejo, mi rostro semejara el de una hermana gemela, parecido, pero no idéntico al mío. El peluquero me halagó por interés, y luego señaló al espejo, donde su mano y la tijera no se reflejaban en absoluto, lo cual me envió directamente a unas arenas movedizas pavorosas, en las que todavía continúo.

El pelo de Isabel salió extremadamente mejorado, con la abundancia delirante de una oveja lanar, que enseguida comenzó el recordatorio de todos sus peinados pasados y futuros. Pero desde entonces, sus nervios parecían cables pelados de pura excitación. Le comenzaron a amordazar las obsesiones de su nombre repetido en todos los espejos. E incluso dejó de tomar sopa o mirar el móvil para no ver ni un atisbo de su ser convertido en insondable llamada.

“Isabel...”, repetía aquella noche el espejo que yacía boca abajo, ocultado bajo la cama. Ya estaba harta. El chirrido de su somier, al girarse, sonó con voz de mono aullador. Saltó de un brinco y decidió dar un paseo por el jardín, lejos de toda la horrorosa murga que la perseguía. Meditaba sobre la necesidad de hallar una respuesta; una cura a su miedo. Y la encontró. Miraría “a la cara” a los espejos. La huída no le había resultado nada bien; tendría que probar un diálogo con ellos desde un directo enfrentamiento. Como era bastante miedosa, comenzó poco a poco. En primer lugar, se enfrentó al reflejo del café negro en el bar. El camarero se lo sirvió y, a escondidas, la espió, pues era muy bonita, a pesar de su rostro de suricata en alerta, mirando fijamente al hipnotizante líquido. Tras removerlo con una cucharilla, comenzó a girar como una seductora nebulosa. Luego se detuvo y  reflejó su rostro. Las llamadas volvieron…: “Isabel, escucha, tú no eres tú, vives en nosotros. Eres nuestro reflejo. Acércate aquí, a tu mundo verdadero… Isabel…”. Se sentía girar más y más…, aspirada por un remolino placentero hacia unas aguas oscuras de las que no veía límites. A pesar de ello, sin perder la calma, la joven respondió: “No. Eres tú quien vive en mí. No soy tu reflejo. ¡Tú eres el mío! Me perteneces. Por eso, cuando me mire en ti callarás como hace un buen espejo sumiso, y cuando deje de mirarte, desaparecerás de mi vida.”

 La voz se perdió para siempre hacia el fondo del vaso, y la chica se la bebió, muy serena. “A por otro”, pensó. Salió del bar y se enfrentó al escaparate de una tienda de animales. Junto a un absurdo oso de peluche y una boa aburrida que se abrazaba a sí misma, estaba ella, recién plantada, en forma de reflejo. Un caniche al pasar, tiraba de su amo, para saludar a la solitaria que hablaba consigo misma. La voz del cristal de nuevo tiraba de ella, ofreciéndole un paraíso al otro lado, donde el sufrimiento no dolía porque ella misma se convertiría en la palabra dolor, pero sin su sentido, siendo tan solo un reflejo del dolor. ¿No era maravilloso un mundo reflejado donde nada podía hacer daño? De nuevo Isabel se resistía con valor, tratando de convencer al espejo de que su lugar era el de la carne con heridas. Cada vez temía menos y menos y menos... y caminaba más alegre, creyendo haber convencido a los espejos de que era una presa inútil. Y así, al llegar a su casa, sacó el gran espejo escondido bajo la cama. Lo colocó en un sitio honorable donde reflejar a la única dueña de la realidad, y lo miró frente a frente. “Isabel… le oyó decir al espejo con voz muy bajita. Estas son mis últimas palabras. Soy tuyo, fiel a ti hasta mi muerte o la tuya.” Ella le sacó la lengua, y él a ella también a través de su réplica objetiva y perfecta. Sonrío (sonrieron), al fin era la reina indiscutible de su realidad. Ya nunca más volvió a oír voces saliendo de espejos, ni sonidos antojadizos y deformados. La fidelidad de todas sus imágenes, se mirase donde se mirase, era perfecta, salvo por el pequeño detalle de que sus ojos reflejados no eran marrones, sino rojos, con la luminosa explosión de un atardecer.

Pero es que la perfección absoluta no se encuentra... ni en los mejores espejos. 


                                                                                   ***

                                                                     Pablo Picasso: Mujer ante el espejo

Comentarios

  1. ¡¡Qué bueno, Volarela!! Se me ha dibujado una enorme sonrisa con ese virtuoso final :))))
    El poder de los espejos rivaliza con el poder de la mirada... ¡siempre en eterna batalla!
    Me alegra enormemente volver a leerte, gracias de corazón, me llevas a un mundo fantástico que me reconcilia de alguna manera con el mundo que nos rodea... Maite, te mando un enorme abrazo y mis mejores deseos para estos días ¡Feliz y luminoso año nuevo! Besos mil ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría ver esa sonrisa, como que tú vieras las estrellitas brotando de mis ojos ahora. Sólo me dejas simpatía, dulzura, generosidad....
      Gracias, que sea así para ti también, un luminoso 22!!
      Besos como estrellas de Navidad

      Eliminar
  2. Me encanta el plan metodico, de menos a mas, pero implacable, determinado desde el inicio, con el que isabel afronta sus miedos, su imagen.
    Tambien los similes acusticos. No me parece que unas alucinaciones acusticas de una puerta, unos pasos y una llave hurgando en una cerradura puedan sonar de otra manera que como una oca, un charco pisado y un cuco.
    Es una chica firmemente sujeta a la realidad(a pesar de las alucinaciones); si se hubiera llamado alicia, habria aceptado la invitacion del espejo.
    Me alegro de volver a leerte. Es un ejercicio. Tengo que bajar el volumen de la tele.
    Besosss y feliz año, Maite

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero se llamaba Isabel Torreznos, hija del pueblo de Burriana y concejala de la igualdad de las farolas. No podía ser de otra manera 😊

      Gracias sinceras por tus apreciaciones tan interesantes, no había caído en ese método... Si se llamará Gabilianta se hubiera puesto a bromear con el espejo, ja, ja😊

      También gracias por bajar la tele!
      Bello año!
      Besitosss

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. No sé porqué veo en esos doses una hilera de patitos siguiendo a mamá pata.
      Feliz 202222222

      Eliminar
  4. Muy inquietante. Esa peluquería tendría un pacto con algún demonio o ser extraño.

    Muy bien llevado. Un buen fin de año te deseo. Feliz 2022

    ResponderEliminar
  5. Ojalá los espejos multipliquen tus publicaciones y nos hagas gozar a diario. Que el año que comienza sea para ti muy positivo, goces de salud plena y seas feliz.
    Un fuerte abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso quisiera yo...
      Lo mismo te deseo, apreciado Francisco.
      Abrazo entrañable 😊😊

      Eliminar
  6. En cada espejo en el que nos miramos somos ese otro yo diferente en cada ocasión, porque cada día somos alguien diferente, ya que el cambio es continuo, la vida es cambio y transformación.
    A través de eso espejos, la imaginación y la fantasía nos has llevado de la mano de esa transformación y esa perfección que nunca existe por mucho que nos empeñemos en encontrarla. Y si estuviera en algún lugar sería en esa alma que nos fue dada y que un día, si ahora no lo es, lo será cunado llegue al lugar de donde procede.
    Diferentes espejos, diferentes miradas y una sola realidad.Me ha parecido genial ,sobre todo reflejar ese hecho poniendo el nombre del revés para remarcar las diferencias cuando se encuentra en medio de dos espejos o visiones diferentes.
    Muy bueno tu cuento. Te felicito por tu magia y la reflexión que nos puede aportar.
    Me alegro inmensamente de volver a leerte, pues la verdad te echaba de menos. Espero que estés bien y aunque las felicitaciones de año nuevo, no son algo en lo que crea, si que te deseo te todo corazón mucha felicidad y alegría, para hoy, para mañana y para siempre.
    Un abrazo enorme para ti, Maite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose Luis, Siul Sejo… ;)
      Verdaderamente la vida cambia y cambia, y los espejos nos lo confirman. Y como dices, en el cuento hay una trasformación en la protagonista; necesariamente ha de entrar y perderse o desafiarlos, perfeccionando su poder, su dominio de las circustancias. Toda la vida es un juego de oportunidades para alcanzar la perfección, y como tú dices: “Si estuviera en algún lugar sería en esa alma que nos fue dada, y que un día, si ahora no lo es, lo será cuando llegue al lugar de donde procede”.

      La perfección es la felicidad: porque no falta nada, el ser está completo, es la realización. Lo bonito del blog es poder analizar y contrastar entre todos. Me encanta sugeriros un tema y pasaros el balón porque siempre veo “colores” nuevos: “Diferentes espejos, diferentes miradas y una sola realidad” (bárbaro).

      ¡Gracias por tan cálida bienvenida!, también te deseo sinceramente lo mejor y que esa sonrisa de la que hablas en tu poema, plenitud… siempre te acompañe.
      Abrazo enorme

      Eliminar
  7. Maravilhoso conto Maite!

    Novalis, dzia que "a verdade que nós somos de encontra por detrás do espelho".
    Mas tu desenvolveste um relato fascinante, que nos fascina e surpreende em cada parágrafo.
    Te felicito pelo teu talento. És uma verdadeira criadora de contos! Genial!

    FELIZ AÑO NUEVO!
    Un gran abrazo Maite!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa frase, con mucha miga...
      “criadora de contos”. Qué bonito suena, mejor que en español. Miles de gracias, haces que parezca un sueño escribir, eres tremendamente generoso conmigo. Gracias, me honras con tus palabras y presencia.

      Feliz año, y mucha felicidad para ti, Albino

      Eliminar
  8. Curiosa historia, tal vez Isabel encontró la coherencia que tanto buscaba. Pelear con uno mismo y las contradicciones en las que fácilmente caemos, es el pan nuestro de cada día.
    Brindemos por poder liberarnos de tanta distorsión en este año de patitos que vamos a comenzar, el 6 es un número que me gusta mucho y tengo confianza en que avanzaremos a pesar de todo, y que antes o después escampará.
    ¡Un besito y feliz entrada de año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo contigo, la vida es una búsqueda incesante del equilibrio. Yo creo que mi protagonista lo logra, al menos en parte, porque finalmente todo es un acto de la voluntad. Brindemos por esa perseguida armonía que tanto necesitamos en estos tiempos… ¡Lo mejor para ti y los tuyos, buscadora!

      Eliminar
  9. Menos mal que te atreviste a subirlo, Volarela, más bien diría, gran regalo de fin de año nos haces para que podamos disfrutar tu cuento inspiradamente ilustrado con Magritte, nada menos.
    Un cuento pletórico de hallazgos, lo que en vos no es nuevo, y borgeano en tanto se redimensiona con una riqueza de originales enfoques y posibilidades (como de juegos de espejos) durante el propio cuento todo el tiempo (que dicho sea de paso tiene todos los sexos como los sexos también tienen su tiempo) más hoy en día que ya ni los espejos son lo que eran, ya ni reflejan, apenas remedan…

    Lejos de casa menos mal que alcancé a leer y disfrutar tu cuento, Volarela, a tiempo también para desearte que 2022 sea el año de tus grandes sueños convertidos en logros al tiempo que no dejás de lograr sueños nuevos.

    Abrazo siempre admirado y feliz por haber llegado a Tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciado Carlos, tú eres el inspirador del cuento, ya que salió de un tirón hace mucho tiempo, tras leer uno de tus fascinantes poemas acerca de los espejos, en concreto uno en el que alguien se perdía dentro de ellos... Pero entonces no me atreví por lo largo… Por tanto ¡Gracias, mago inspirador!

      Feliz de que te hayan gustado esas pinceladas al estilo borgeano, que ya solo de nombrarlo me emociona. Es un tema que da mucho juego...

      El tiempo tiene todos los sexos como los sexos tienen su tiempo, ¡qué buena respuesta!

      Qué pena de espejos; es verdad, ya sólo imitan, están cansados… como sus dueños. ¿Y cómo no vas a llegar a Tiempo si tú eres su abanderado?

      Un abrazo enorme, y que tu aliado el Tiempo te colme de instantes maravillosos en este nuevo año.

      Eliminar
    2. ...Y el doble para vos, Volarela-ser poético!!

      Eliminar
  10. Entre espejos y sonrisas, una armónica verdad que surge en cada existir.
    Tu relato me ha encantado, un lujo poder leerte, es inspirador.
    Hola amiga Maite, agradezco esa oportunidad de conocerte atravesó de tus escritos y compartir contigo.
    Deseo pases un buen año lleno de alegrías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Entre espejos y sonrisas, una armónica verdad que surge en cada existir" ¡qué belleza!
      Apreciado e inspiradísimo Jorge. Tu presencia en mi espacio ya hace que busque lo mejor de mí para satisfacer a lectores Taaan exquisitos como tú. Miles de gracias por tus palabras.
      Un fuerte abrazo
      Te deseo de todo corazón un año pleno de armonía y salud.

      Eliminar
  11. Te felicito porque has conseguido intrigarme y hacerme pensar. Así, he recordado mi primera vez ante un espejo. Cuando me presté atención porque a mis doce años me descubrí y me encontraba como algo digno de prestarle atención. Esa costumbre siguió durante algún tiempo que no recuerdo y finalmente, el espejo se convirtió en rutina. La mia es una historia vulgar, la tuya es una intrigante experiencia que acabó bien. Con su misterio no resuelto. Me gusta la originalidad del cuento. Gracias por publicar mi intrigante fotografía. Ni podría repetir la composición ni sé qué puede significar. Un abrazo y quedo a la espera de repetir el placer de leer tus poemas, cuentos, relatos, lo que tú escribas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "...me encontraba como algo digno de prestarle atención"... Qué manera tan singular de expresarte; me hace sonreír. El misterio en mi caso es pura invención, pero como me atrae todo lo que no tiene explicación, me inspiro en ello; en este caso lo paranormal. Tu fotografía, aparte de buena, le va de perlas, por el reflejo, y por la extrañeza que causa al espectador. Es abierta en significados.
      Tu placer es mi alegría :)
      Mil besos, bella amiga :)

      Eliminar
  12. Felicitaciones por tu genial entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Recomenzar (bonito nombre)
      :) Lo mejor también para ti en tu nuevo año :)

      Eliminar
  13. El poder de los espejos. Extraordinario. Realistas o fantásaticos, seguiré leyendo.
    Feliz 2022
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  14. Hola. He venido a leer otros relatos tuyos porque me he enamorado de tu manera de relatar. Tenés una imaginación desbordante y rica, este juego con los espejos es propio, distinto de otros que se ocupan de temas especulares.
    Es un placer leerte, te dejo un beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu sincera opinión

Entradas populares