Breve estampa de la Inestabilidad

La inestabilidad es la norma, es casi ley en el universo. Pero ella busca lo estable, el equilibrio, y cosquillea nuestro interior, y nos fustiga, hasta encontrarlo. 

Hasta pronto, amigos


Fotografía: Tommy Ingberg. 



                            

              ESTAMPA DE LA INESTABILIDAD     


   Polvo en mi cara. Sudor que escuece.

A lo lejos me atrapa el rebuzno ocre de un burro.

Se detiene, se frena hasta raspar el aire que respiro.

Duele. Me hace perder el equilibrio.

 

El cielo muge en gris.

Está desconcertado como un pájaro que calló del nido.

Respiro hondo este silencio de perros dormidos.

Es cierto:

a veces me siento oruga con las patas en alto,

   tanteando el vacío.


                                      
                                          *



Comentarios

  1. Intenso e profundo, poeticamente falando.
    .
    Feliz fim-de-semana.
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
  2. Un bello poema que vuela y me hizo volar. Un placer es leerte.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Placer es volar por tus mundos imaginarios.

      Un beso grande

      Eliminar
  3. Leyendo tus letras a esa pequeña oruga,le falta poco para volverse mariposa y entonces verás lo linda que se ve. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Somos inestabilidad.
    Precioso poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre... buscando el equilibrio como las plantas la luz.
      Gracias, Tracty
      Besos

      Eliminar
  5. Qué belleza...
    sus últimos versos son la esencia pura del poema ,que se mueve desolado entre tus versos que con maestría has escrito.
    Bellísimo!
    besazo enorme.
    P.D: he mandado ya un aviso al Blog a ver qué me dicen de lo que me has comentado del antivirus, y he retirado el enlace de la tienda de DIVERSIDAD LITERARIA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.

      Sí, es la esencia, respira por él.

      Un beso bien grande, y espero que lo soluciones

      Eliminar
  6. tienes razón, los sistemas físicos siempre tienden a la inestabilidad y al desorden. también ocurre a veces con el estado de ánimo. un pequeño disgusto te puede sumir en una crisis, aunque también una pequeña alegría te puede hacer salir a flote.
    muy bonito poema. abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es así, pero las matemáticas están detrás de la vida, lo explican todo, y ellas sí son rigurosamente equilibradas. Se intuye detrás del desorden un orden implícito que no vemos, y que nos pica de mala manera, ja, ja.

      Abrazos :)

      Eliminar
  7. Hay etapas, situaciones, cambios que hacen que se piense en que no hay nada más allá. Me recuerdas esa frase: “Y justo cuando la oruga pensó que era su final, se transformó en mariposa”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonita la frase, muy apropiada. Enriquece la entrada.

      Eliminar
  8. Por vezes, quando a vida nos surpreende e nos confunde,
    parecemos essa lagarta tonta, sim!

    Un beso para ti!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso nombre le dáis a la oruga en portugués...
      Cuando veo un gusanito tanteado el aire me da mucha ternura, porque además él no ve mi cabezona gigantesca mirándole.
      Otro beso :)

      Eliminar
  9. La inestabilidad, que late en tus versos, con cierto temblor, es la "maestra", que nos enseña a lo largo de los años, que "todo cambia y evoluciona". Que somos cielo que ruge y burro que rebuzna para ser después ARCO IRIS Y ANIMAL FELIZ. En ese proceso de inestabilidad-equilibrio vamos labrando nuestro "propio cielo", que perdemos entre luces y sombras, pero que nos sigue atrayendo, porque somos parte de él.
    Mi felicitación por tu sencillez y humildad, por tus buenas letras, Maite.
    Mi abrazo entrañable y mi ánimo siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto!
      Somos nuestro propio cielo, nuestro propio equilibrio, pero hemos de reconstruirlo día a día gracias a la "Maestra". ¿Vencerá la estabilidad a la inestabilidad? En el cosmos parece que es así.
      Gracias a ti.
      Un abrazo bien entrañable

      Eliminar
  10. Y cuando uno llega hasta Retazos al Vuelo y se encuentra con la primera frase:”La inestabilidad es la norma…”( se pone a pensar en ella)
    La vista sigue y pufffff..qué fotografiaaaaa, altamente impactante(para continuar pensando)
    Nos deslizamos un poco más
    …y el cierre( que mejor diría yo es un inicio )…EL POEMAAAAAAA … y nos quedamos ahí en esa inestabilidad y paradójicamente equilibrio tan natural del cosmos, que absurdamente nos empeñamos en modificar y /o controlar. Tal vez si aceptásemos nuestras imperfecciones y esa “inestabilidad” en el fluir de lo cotidiano todo sería mas relajado en nuestras vidas. Gran poema Maiteeeeee.. Admiro siempre lo que escribes.
    Besoss enormes y un gran domingo ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, dulce Eli!

      Fíjate en la naturaleza. Al hombre no le gusta encontrar trillones de hierbas entremezcladas, locas por vivir, y va y hace su jardín, y elimina la mayoría para poner sus doce rosas bien ordenadas, mirándose solitarias tristemente las caras. El hombre va poniendo su regla por donde pasa. Sus casas son bien cuadradas, nada de espirales trepadoras ni fantasías propias de esos dioses locos de allá fuera. Ja, ja. Me desmadré.

      Besazo y
      Un montón de clavelillos silvestres :)

      Eliminar
  11. La inestabilidad forma parte nuestra. Te felicito por el poema y esa curiosa foto que impacta...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno, todos somos esas cositas pataleano hacia arriba, en el aire. Por burros o no.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. A instabilidade que testemunhamos transmite insegurança que nos ameaça e perturba no dia a dia.
    Abraço amigo.
    Juvenal Nunes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inseguridad. Exacto. Perturba.
      ¿Cómo sentirse a gusto en la inseguridad que es la vida? Todo un reto.
      Abraço

      Eliminar
  14. La inestabilidad, parece ser, algo inherente al ser humano y también a lo que nos rodea, lo cual está en constante cambio buscando un equilibrio.Tal vez,lo que nos rodea,más o menos, lo consigue, las personas no, porque las personas, además, tenemos esa condición de imperfectas y muchas veces nos sentimos como esa oruga, con las patas en alto.
    Belleza en esos versos.La foto impactante y al mismo tiempo certera, pues así se puede representar la inestabilidad. No somos nada frente a la misma.
    Un abrazo,Maite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. No somos nada.
      Las personas somos llevadas por las emociones, volátiles y cambiantes, y como tan bien dices, imperfectas, buscando ese equilibrio. Pero el equilibrio, como comentas tú y Carlos, lleva inherente esa tensión que lo conduce al desequilibrio, y viceversa, como el péndulo de un reloj ¡que jamás se para!

      Mil gracias, José Luis, por tanta atención.
      Un fuerte abrazo y feliz invierno

      Eliminar
  15. El equilibrio es de hecho inestable y, como la vida y el tiempo, impermanente, existe en tensión constante, dada la invariable naturaleza del cambio que es inmutable... Lo mismo que tus depurados versos, Volarela, que manan de tu sensibilidad tan estable como inalterable...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto... Parece que lo único que no cambia son las leyes universales que rigen todo esto: los ciclos de la vida y la muerte, las estaciones, la gravedad, la evolución, el tiempo (o cambio), las matemáticas... Lo que Platón diría el mundo de las ideas, los patrones que subyacen a todo.
      Y por supuesto, ¡tu adorable cortesía!

      Mil gracias por tu venida, por robarte ese cachito de tiempo mutable.
      Un fuerte abrazo :)

      Eliminar
  16. No existe. Tan solo los libros contemplan el equilibrio estático. En el adoquinado de nuestros pensamientos no hay lugar para la quietud, sino para buscar la verticalidad como el funámbulo en el circo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inspirado comentario...
      Gracias por pasar, Francisco.
      Que tengas muy buen invierno, sano y rodeado de libros "que contemplan el equilibrio estático"
      Un abrazo grande :)

      Eliminar
  17. Hola, Volarela.

    Hermoso poema sobre la inestabilidad que a veces nos gana, en mayor o menor medida.

    Especialmente me gustaron estos versos:

    "Respiro hondo este silencio de perros dormidos.

    Es cierto:

    a veces me siento oruga con las patas en alto,

    tanteando el vacío".

    Tanteamos el vacío desde el útero, pero es en ese tanteo donde encontramos, paradójicamente, la estabilidad interna que nos aquilata y sostiene.

    Me ha encantado.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque en el vacío (el misterio, la incertidumbre) mora todo, es falso que esté vacío, contiene todas las posibilidades. Nuestro tanteo es indispensable, es nuestro caminar por la vida, es aprender, es probarlo todo, equivocarse, dudar, desangrarse, morir, renacer... hasta encontrar "paradójicamente, la estabilidad interna que nos aquilata y sostiene".

      Encantada me quedo yo con tus comentarios que desarrollan y enriquecen lo que yo sólo sugiero.

      Un fuerte abrazo, Mónica :)

      Eliminar
  18. Esa inestabilidad forma parte de la vida es la evolución y el constante cambio. Profundo poema. Un beso grande

    ResponderEliminar
  19. me gusta la luz que tienes en tus palabras
    en como le hablas a la vida

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu sincera opinión