25/3/21

La vieja murmuradora (Este jueves, un relato)

  



 Esta semana San nos propone escribir una historia sobre los “chismes” (cotilleo, murmuraciones, etc.). Es un tema del que jamás se me hubiera ocurrido escribir… Pero para eso sirven los jueves, para desafiarnos ha salir de nuestros cómodos temas favoritos.

 (Disculpad que siempre me pase en palabras). 

 Aquí podéis leer las demás participaciones: http://galisan33.blogspot.com/

 

 

                                             Pintura: Caravaggio




                                         LA VIEJA MURMURADORA

 

 La vieja de la ventana ha puesto su mirada telescópica en la mujer que mece la cuna.

 Adivina una traición en esa lágrima que se deslizó de la mano a la mejilla del niño. 

 La vieja ha traspasado con su lengua de fuego el umbral; ha quemado vivo al  hombre que lleva un rastro de carmín en la ingle. Ha dejado vampiros negros entre las sábanas del niño. Ha tirado piedras por la boca por todo el edificio, por todo el pueblo; también por la selva, donde chillan los monos que señalan con el dedo las llagas abiertas.

 La vieja mira hacia atrás. Se aburre y pasa hambre... porque el horizonte siempre acaba bañado por el mismo sol, y eso no tiene "miga". Busca encontrar los milpiés de su alimento en los blandos secretos de los inocentes, que creen que su vida les pertenece.  Su deporte favorito es clavar su uña sucia en una víscera desprevenida. Nada escapaba a su ávido ojo, ni al latigazo negro de su lengua delatora. Hasta que llegaron sus nuevos vecinos; una pareja de unos treinta años con un aspecto muy cuidado y amable. La anciana de adhería a las paredes de su casa como una lapa, trepaba por ella, escuchaba sin cesar, intrigada, noche y día, debido a los extraños sonidos que producían. Aquella extravagante pareja no podía ser más suculenta, proporcionándole un alud masivo de cotilleos para su disfrute. Desde el muro, su gran oreja iba grabando pasmosamente...: sonidos de motosierras, orgías de estrellas de mar, intempestivos gritos de euforia, conversaciones anómalas entre la televisión y el sofá; mítines de tres mil personas, besos sonoros como trenes, ovaciones, el claqué de un cíclope, peleas de fantasmas enamorados, un loro gritando "gol" durante diez segundos cada amanecer, y el rugido de tres leones más un grito de Tarzán, siempre, a la hora de la comida. La vieja no daba abasto; casi moría la polilla de su curiosidad quemada en aquella llamarada de misterio. Para colmo, toda la ropa que tendían, aparecía desgarrada, vistiendo la pareja impecablemente.

 La viejuca, alimentada de chismes hasta la locura, iba frenética de aquí para allá, con la lengua hiperactiva. Un día tuvo la osadía de llamar a la puerta de los vecinos, con la excusa de que le molestaba el ruido de una batidora de destruir recuerdos. Ante ella apareció un hombre alto y hermoso, con un tabarrabos de hojas de pino. Tras su fuerte y sudoroso cuerpo, pudo atisbar una enjambre de abejas excitadas, que se detenían sobre su cabeza, como si ésta fuera una barrera. Una voz cavernosa, al fondo del pasillo, gritaba: "¡Hazla pasar!" Entonces vio asomarse al propietario que voceaba: era un perro Bulldog, gordísimo, lacrimógeno y cojo, que le dijo: "Te vamos a dar mucha comidilla." Y sonrió con sus colmillos menudos llenos de sarro. Aterrorizada, la anciana corrió a su casa. 

 Desde entonces no pudo pegar ojo; ni hablar. Su lengua tenía un nudo marinero imposible de deshacer. Pensó que sin duda se debía a las males artes de aquellos endiablados vecinos.

 Empezó a oír voces a través de la pared que murmuran sin parar... de ella. Las frases penetraban por su oído, y se instalan en él como arañas haciendo nido.Y aunque  era ella la criticada, moría por no poder contarlo. Y así, llegó el momento en que alguien, por sorpresa, entró a su casa, y la encontró arrodillada, con su cuerpo pegado a la pared en actitud de escucha eterna, exánime...

 Los vecinos se largaron, no sin antes resolver el misterio de su presencia a los habitantes del pueblo, diciéndoles que eran la brigada especial de seguridad anticotillas (BESA).

 

                                                              ***


56 comentarios:

  1. Las cotillas, las correveydile siempre encarnadas en mujeres, ¡que chismosas somos!. Un relato muy bien escrito porque importante es la historia pero el modo es el que la sustenta. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya agradado el modo. Se trataba de eso, jugar con las palabras. Muchas gracias por tu opinión.
      Un besuco campechano ;)

      Eliminar
  2. La historia no tiene desperdicio como la vas llevando desde esa ventana una anciana en vez de hacer ganchillo y calentarse al fuego decide molestar y querer arruinar la vida de sus vecinos ...Pero no sabe que cuando entra a formar parte del chisme puede que este se revele contra ella ..Muy bien contado.
    Un besazo y buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando somos jóvenes creemos que la vejez es mansa y dulce… Pero es exactamente lo mismo que fuimos en el pasado. Nada cambia.
      Un beso va volando en un globo :)

      Eliminar
  3. bello relato con una riqueza de expresiones y metáforas dignas de Góngora, tu Correveydile recibe el trato que se merecía hasta el infinito y más allá , Me ha gustado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Góngora hubiera sido más fiero aún… ja, ja. Mil gracias por la comparación... Me alegra mucho que te haya gustado.
      Un beso :)

      Eliminar
  4. Mucho mas literaria, poética y expresiva que la "Vieja del visillo" de Mota, ¡Donde va a parar!.
    Tu eres capaz de pone poesía, hasta en los prospectos medicinales.
    Una suerte leerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ahí me pillaste! Es que es ella..., pero en versión “fantasía”. Me muero de risa; Que nadie se lo pierda: https://youtu.be/6qlN3CFpR8M
      Ja, ja, qué elogio tan original… ¡Gracias!
      La suerte es mía de tenerte de compañero de letras.
      Un abrazo que trina :)

      Eliminar
  5. Aparecen muchos personajes en tu relato, que da cuenta que del chisme no se salva nadie.
    Me encanto ese escuadrón o brigada anti cotilleo jeje
    Estamos salvados, porque ante la vieja chismosa sale un perro asustón.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente a salvo… Parece que la brigada hizo muy bien su trabajo :).
      Un beso, Cecy ;)

      Eliminar
  6. Gran riqueza de expresiones y palabras en un relato que te mantiene atento hasta el final,en el que la gran cotilla se lleva su merecido con su propia medicina o más bien antídoto.
    Cuanta oscuridad en los chismes que son capaces de destrozar personas,pues siempre hay quien ve algo donde no hay nada.
    Un abrazo Maite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente... a menudo hay envidia y mala fe.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Con qué creativa justeza logras mostrar el lado filoso y enfermizo de los chismosos, esos que se asemejan, como bien muestras, a diablos o brujos entretenidos en despellejar a sus victimas! Muy bueno 👍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta lo de "creativa justeza". Muchas gracias, Neo.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  8. Aquí bien se puede aplicar, el dicho del cazador cazado. Buena propuesta llenita de chisme y chismosa tremenda.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tremenda, tremenda... hiperbólica.
      Gracias por la propuesta, me he divertido mucho.
      Un beso :)

      Eliminar
  9. Te has venido a dar con la hipérbole del cotilleo, Maite. Y es que todo lo haces bien, chica. ¡Qué maestría!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, es la Megacotilla. Una caricatura. :)
      Muchas gracias, amigo, de verdad.
      Un abrazo hiperbólico ;)

      Eliminar
  10. Una vez más, tu creatividad y lenguaje son desbordantes.
    No hay duda de que pagó una dura penitencia y probó de su propia medicina.

    Buenísima participación, querida amiga.
    Siempre un placer leerte.

    Abrazo grande, y muy feliz día 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora pienso que quizá me pasé en el castigo. O no...?
      Bueno, no fui yo... Fueron esos...;)

      Mi abrazo agradecido y cálido para ti :)

      Eliminar
  11. Maite, qué bien has tejido y expuesto la "labor de la vieja cotilla"Todo un trabajo de bolillos, un mantel de lagartera, digno de admirar por sus matices y detallismo, amiga...Su mente enfermiza y monstruosa le fue devolviendo "todo el alimento"en obsesión y miedo.Fue víctima de sus propias artimañas y es que "Todo lo que damos vuelve", como decía nuestra amiga. Ella te diría ahora: "Muero de amor por tu creatividad, una preciosura de miel y canela, mi querida amiga"
    Mi felicitación por tu entrega siempre mágica, genuina e inolvidable, mi hada del bosque.
    Mi abrazo de flor de azahar...je,je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta lo de la labor de bolillos y el mantel de lagartera... Le va "al pelo".
      Ella siempre está con nosotras, aunque quizá hoy hubiera dicho... "Maite, se te fue la olla", ja, ja.
      Gracias amiga, eres esa flor límpida que siempre me anima.
      Besos a miles :)

      Eliminar
  12. Bien merecido final para esa vieja del visillo, y tan mala gente. Me ha gustado cómo has tejido el texto.

    Un abrazo, y feliz tarde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Albada, salió un jersey un tanto extravagante que no le vale a nadie...

      Un abrazo y muy feliz tarde :)

      Eliminar
  13. Evidentemente, Volarela, a toda idea, relato o poema "te animas" a abrirle la jaula para que se eche a volar y creo que eso se debe a que "sabes” darle rienda suelta a tu natural imaginación inherentemente poética... dominas aquello de "jamás se me hubiera ocurrido" y no te resulta un desafío sino más bien (oficio se llama eso) un juego de niños... Se ve muy nítido en el universo que construyes alrededor de esta oscura pútrida vieja que cosecha lo que sembró su mente enferma, a la que el destino le paga con la misma mísera moneda y que recibe su propia medicina que envenena, confirmando que toda acción humana (ya mala o buena) describe una parábola o rutina como de boomerang…

    Abrazo una vez más (sinceramente) maravillado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho eso de que el relato o poema sea un ave en una jaula a la que abro la puerta... Me encanta... Y sí, mi imaginación es como la tuya, de poeta: todo lo que me sale son metáforas, símbolos, hipérboles o visiones fantásticas. Qué bien me comprendes... (pero eso de oficio... qué va...aún me quedan muchas montañas por trepar...).
      Quiero creer que la justicia existe y es como dices.
      Me encantan siempre tus opiniones y me enorgullecen tus palabras; la maravillada soy yo.
      Un abrazo bien grande con toda mi gratitud :)

      Eliminar
  14. Me has dejado impresionada IMPRESIONANTEMENTE JAJAJAJJAJ ... Me gusto muchísimo la trama de este relato y si bien está llevado a puntos de exageración muchas veces pecamos de alguna de estas cosas ...de pretender ver algo mas donde quizás no hay nada.. de agregar un bocadillo para avivar un fuego en vez de apaciguarlo jajaj...en fin...así somos. Le has dado un final acorde a lo impecable del relato...asi ..tremendo final.. que me recordo una frase de esas tantas que circulan por internet que dice algo asi como .. "El mundo es como lo vemos".. Besotes y mil felicitaciones Maite...siempre admirándote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tú a mí IMPRESIONANTEMENTE FELIZ... Ja, ja. Me recuerdas lo que me he reído al imaginar algunas escenas cuando iba al trabajo en mi bici,ja, ja, yo sola, ya ves... para estrellarme :)
      La naturaleza humana es gregaria y el juzgar al otro en grupo parece irremediable, pero se puede controlar, sobre todo si llamo a la brigada. :)
      Gracias, querida Eli. Siempre me animas con tu pasión.
      Un besazo con cielo rosa ;)

      Eliminar
  15. MADRE MIA..así en MAYÚSCULAS...
    es tremendo este relato, alucinante en imágenes fantásticas,con tu lenguaje desbordado de fantasía y acierto.
    Brutal,me he quedado pegada leyéndote!
    Y ese final! el karma que vuelve!
    Magnífico relato que traspasa al lector lo subyuga e hipnotiza.
    Al menos así me he sentido yo leyéndote.
    BRAVO!
    beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien esas sensaciones tuyas, "pegada" ante este visionario cuentecillo. Y además, me impacta tu modo de expresarte, preciso, sincero, apasionado...
      Miles de gracias, Lunaroja, por iluminar tan bellamente mi noche.
      Beso muy grande, esperando tus preciosos escritos

      Eliminar
  16. Un relato magnifico, con una creatividad increíble, hasta en un tema un poco difícil o que pareciera no tener mucho de donde sacar, has echo arte, con tanta expresividad y luz en tu ingenio y en este relato amiga Maite.
    Eres maravillosa, una persona genial, es bueno haberte conocido, aunque sea por aquí, se muy feliz amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jorge. Me miras desde un óptica embellecida por la magia de estos intercambios blogueros, donde inspiración y la simpatía salta de uno a otro y todo lo aumenta. Es realmente bonito recibir tantas muestras de cariño y entusiasmo. Personas como tú hacéis que sea muy bello compartir. Tú sí eres maravilloso.
      Cuídate y que la poesía ilumine cada rincón de tu vida con su belleza

      Eliminar
  17. Que buena historia Maite, tiene tu estilo y tus metáforas son una belleza. ¡¡¡Aplausos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que yo también te aplaudo... cada vez que te leo, siempre me sorprendes.
      Un beso para ti, artista :)

      Eliminar
  18. Pues me parece a mi que eso del BESA no es mala idea. Es buenisimo!!! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... ¿Verdad?
      Me pregunto quién los habrá llamado en este caso... ;)
      Gracias, Molí, es un gustazo que me leas.

      Muchos besos :)

      Eliminar
  19. Un relato espeluznant, bien escrito y mejor ambientado el relato de la vieja murmuradora y su entorno, Un abrazo con el aire perfumado de la primavera, amiga Volarela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, espelunza...Yo no sé si me dio más miedo o risa...
      Un abrazo con olor a lavandas ;)

      Eliminar
  20. :-) haría falta una brigada así en todas partes...
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja. Pero sólo para los chismosos malos; es que son muy radicales ellos...
      Gracias por venir por estos lares, Charly.
      Beso

      Eliminar
  21. Uf, me ha encantado. Esa vieja da un poco de yuyu, también te lo digo jajajaja. Y lo que oye tras el muro? me gusta mucho como lo describes: besos sonoros como trenes, etc y me he partido de risa con los goles del loro; como si lo viera; jajajaja
    Una auténtica delicia.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu impresión y tu risa son mi delicia.
      Super agradecida...
      Un beso :)

      Eliminar
  22. Vaya con la vieja del visillo era la cotilla número uno.

    Qué bien lo has ido narrando. Da gusto leerte siempre, preciosa. Eres increíblemente imaginativa

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, fue salir la propuesta y venirme esa mujer a la mente. Es lo más..., ja, ja. Y ya sabes, cuando te agarra una idea no te suelta hasta que consigue salir por las palabras.
      Un placer muy grande que te haya gustado. Muchas gracias, María.

      Beso enorme y agradecido :)

      Eliminar
  23. Qué imaginación le has echado y qué creatividad la tuya...
    Me ha gustado y sorprendido mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias... Igualmente el tuyo, me gustó y ¡me sorprendió!

      Un besazo :)

      Eliminar
  24. que bueno. después de esto, podíamos poner al cotilleo como octavo pecado capital, co la vieja como máximo represemtante. mucho peor que la envidia, que en el pecado lleva la, penitencia.
    me ha encantado la metáfora de la polilla, y el taparrabos de hoja de pino, jaja
    Besoss maite un placer leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja,... Pues verdad es.. No había caído en que la envidia... lleva su propia penitencia... Muy acertado.
      Nada, vamos a ver si el tribunal de lo moral nos incluye este octavo, tenemos un caso descomunal :)
      Me alegra mucho que te hayas reído un poquito... je, je, ¡nuestro mago de la risa!

      Un beso bien gordete :)

      Eliminar
  25. Excelente relato, me ha encantado,saludos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo... Mil gracias por venir, Jesús. Es un gusto tu presencia aquí.
      Un abrazo, que disfrutes la semana :)

      Eliminar
  26. A la vez que iba leyendo el relato, me venían a la mente más de una y de dos personas que todos conocemos, tenemos más o menos cerca y que su vida es así, tal y como cuentas, lenguas malignas y churreteras que hacen mucho daño aún siendo conocidas en su entorno.
    Feliz semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haberlas hay... Creo que se alimentan de los otros porque su vida está hueca.
      Feliz semana. Un placer tu visita.
      ¡Abrazo!

      Eliminar
  27. Buenos días Volarela , un relato muy bueno y entretenido
    al final se hizo justicia con la malvada cotilla , tomo de su propia medicina.
    a mi se me quedo muy cortito tu relato , te deseo una feliz mañana , abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flor. ¡Me alegra que se te hiciera corto!
      Un abrazo florido :)

      Eliminar
  28. Maite, pues menos mal que nunca habías escrito una historia sobre los chismes, te quedo genial. Los chismes corren como el viento, pero también vuelve con el, y a veces antes de que nos demos cuenta, y esa vieja del visillo, probo su propia medicina. Lo peor de los chismes, que llega todo distorsionado, porque si al menos se mantuviera, uno sabría a qué atenerse.
    Felicidades por tu participación.
    Un abrazo de luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo llega distorisionado de lengua en lengua...
      Ahora la plaza del pueblo es la televisión: megachismes para millones de libadores...

      Un abrazo bien luminoso :)

      Eliminar