28/8/20

Paraíso perdido. Mini relato

 

                            Imagen: Gustavo Doré. El paraíso perdido, Milton.

 

 

Cuando volvió ya no era la misma. Tenía 20 años más y hablaba una lengua desconocida además de la suya. Nos dijo que había estado todo el tiempo desaparecida en lugar maravilloso donde las hadas dan de beber a los árboles y los humanos obtienen el alimento jugando.

Había partido con 19 años hacia la solemne mansión de los Fuster, para realizar un breve trabajo de fin de semana cuidando a dos niños de 8 y 4 años. Algo extraño notó ya al recibirle la madre. Sus negrísimos ojos brillaban como un reflejo lunar en un pozo. Y su mirada era también muy peculiar; daba un poco de miedo, pues parecía que no se dirigiera a ella sino a alguien que estuviera detrás de ella.  

Los niños estaban sentados en el sofá. Eran tan blancos y hermosos que casi cegaba la vista su contemplación. La mayor leía "El paraíso perdido", reconcentrada y seria como un acantilado, y el pequeño escribía en su libreta fórmulas matemáticas con la misma destreza que sol traza sombras en la selva.

La madre se fue, cerrando la puerta y diciendo la absurda frase de que volvería tras el fin del mundo. Ella no supo si reírle la gracia o no, y menos aún cuando observó el absurdo espectáculo que la rodeaba. La casa entera estaba cubierta por resecas, raídas y amarillentas sábanas, no dejándose ver más que el sofá de los niños. Sobre ellas dormitaba un polvillo verdoso.

Como si la niña leyera su pensamiento le contó que todo estaba cubierto porque el tatarabuelo acababa de morir por segunda vez. La voz de la niña sonaba eléctrica, como si saliera de un aparato de radio. La chica se asustó y pensó que soñaba alguna pesadilla. Llegó a tener la sensación de que ella misma no era real e hizo un gran esfuerzo por romper mentalmente ese sueño, cerrando los ojos. Pero no logró nada. Solamente que el niño le dijera que no soñaba y que su casa era el portal de los mundos donde se cruzan los caballos negros de los tiempos. La tocó con su manita fría como una noche polar y la invitó a seguirlo. Levantó la sábana de uno de los muebles y se descubrió un soberbio piano de cola. La criatura tocó el preludio nº 2 de Rasmaninov con la destreza de un genio. Sonó grandioso y fatídico como la caída de un telón, provocando en la chica una suerte de hipnosis que terminó por desmayarla.

Ella nos dijo que después apareció, repentinamente, en un bosque, a 2000 km de allí. Que vivió 20 años casada con el hombre más bondadoso que jamás conoció, rey de aquel bosque, cuyos ojos tenían la sabiduría de los árboles centenarios, y cuyas manos pintaban hermosos futuros para su pueblo en un lienzo de nubes.

Sin embargo, una tarde él la miró de una manera tremendamente triste y muda, como el silencio de los glaciares. Después dejó en su frente un beso cargado de lágrimas. Y ella no comprendió... hasta que, bruscamente, amaneció desnuda en la ciudad que dejara veinte años atrás, en mitad de la carretera, entre coches desconcertados por su intrusiva presencia. 

En el mundo grueso y oscuro de la otra realidad de su pasado, nada había cambiado. Corría el mismísimo año en que se fue. Su madre, espantada, tuvo que reconocer a duras penas a la que fue su hija desaparecida: una mujer envejecida, desesperada, a la que habían robado un paraíso de aves, amor y belleza verde. En un lenguaje similar al de las cacatúas exigía que le devolvieran su vida. Pero aquellos ruegos angustiosos se golpeaban contra las farolas. Días sin piedad le esperaban en una residencia para enfermos mentales, donde ella se aferraría a las esquinas, bebiendo gotas de lluvia con sabor a bosque.

 

 *** 

Narración de Volarela (Maite Sánchez Romero) para la propuesta de Demiurgo de los jueves:  Argumento 3: https://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com/


 
                                        "...Sonó grandioso y fatídico..."

                                                               *


Estaré ausente unos días. 

Quedad con toda la paz posible dentro del corazón.


                                                                                     *

31 comentarios:

  1. Como si ella hubiese tenido el privilegio de vivir en el paraíso y luego, sin saber porqué, fue desterrada; como si sólo hubiese sido una prueba cruel. Muy buen relato y con una música de fondo (la estoy escuchando en este preciso momento) increíble y que le da mucho ambiente.

    Felicitaciones por el excelente aporte, un beso.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, vaya...
    Confieso que he revisado otros textos tuyos antes de po er me a comentar.
    El viaje al mundo surreal y la vuelta esta genial.
    Pero los símiles del texto, el acantilado, el sol pintando, el glacial, guau... son diferentes.
    No me entusiasma la poesía, que he visto que es lo tuyo, al menos los últimos posts.
    De todos modos, me apunto tu blog, a ver...
    Me has sorprendido
    Gracias y saludosss. Muchos de ambos

    ResponderEliminar
  3. Un relato gigante, muy muy bueno. Como entrar al paraíso y caer en picada.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que tristeza que la historia haya terminado con ella encerrada en esa residencia para enfermos mentales después de lo feliz que fue en el Paraíso. Me gusto esta narración surrealista Volarela. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Cuando dos mundos se juntan debe ser complicado saber en cual nos encontramos.Creo que puede haber otra dimensión y no estamos solos en esta galaxia .
    Me a parecido un relato donde te tiene en tensión mientras lo lees.
    Gracias un saludo y bienvenida a los relatos del jueves.

    ResponderEliminar
  6. un relato con varios condimentos "del mas allá"..Realmente perder los beneficios de un paraíso para regresar a un lugar en donde se te considera mentalmente insano debe ser tremendo... Relato y música..perfectos ... Mis saludos! y que tengas un bello fin de semana!!

    ResponderEliminar
  7. Un relato completamente surrealista. Me ha gustado como ha manejado en la narración esa ida y vuelta al paraiso, perdido luego, con ese final en el psiquiátro. La imagen de beber agua por las esquinas es muy fuerte. Me wuedo con ganas de saber porqué fue expulsada del paraíso.

    Un abrazo, gracias por tu comntsrio en casa y bienvenida. Te enlazo.

    ResponderEliminar
  8. Bello relato, para acompañar este jueves.
    Magia, misterios, miedo, ida a un mundo distinto que la trajo con lagrimas al mundo que había dejado atrás.
    me gusta que este con un matiz de poesía en el mismo.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. Un paraíso interesante , un universo mágico que no tiene explicación, solo existe, gran misterio el que relatas amiga Maite, deseo te encuentres bien

    ResponderEliminar
  10. Me encantó. Una exquisita narración, jalonada de símbolos y surrealidad... o (más bien diría) sueñalidad que la vigilia suele dictarle a quien tiene la sensibilidad (en este caso vos, Volarela) para narrar historias.

    Abrazo!!

    ResponderEliminar

  11. Que hermosa historia Volarela, he quedado muda y admirada por tu imaginación. Un cuento perfecto, digno de un concurso y ganador del mismo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  12. Las realidades paralelas, en este texto llegan a esas décadas, y es un placer leerte. Manejas con soltura las alegorías y los ritmos. Me quedo por aquí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Realidades y no-realidades se entremezclan en tu relato... Paraísos perdidos que duran segundos, ¿o veinte años?... donde el tiempo existe pero no existe... donde la comunicación se establece de otras maneras... todo ello relatado magistralmente y acompañado por el genial Rachmaninoff y el maravilloso grabado de Gustave Doré... Es siempre una delicia leerte, querida Maite.

    Buen fin de semana, besos mil

    ResponderEliminar
  14. Maravillosa tu imaginación, un relato mágico y me he quedado con ganas de leer más.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Parece que fue destinada a ser desterrada del paraíso que le ofrecieron, en el que pudo vivir 20 años.
    Y parece que hubo algo más, porque con 40 años, con los que regresó, pudo haberse recompuesto. Buscar un nuevo comienzo.
    Si la madre era joven, ella pudo haber regresado luciendo como si fuera la hermana de su madre.
    Bien contado.

    Bienvenida a los relatos. Gracias por sumarte a mi convocatoria,
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Maite un relato estupendamente desarrollado.
    Sí, dejarse atrapar por la influencia de los sueños, no siempre es la mejor salida.😘✔

    ResponderEliminar
  17. Es un relato mágico y con final triste.
    Los mundo que se solapan tienen esos riesgos.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
  18. Estupendo relato donde la fantasía y la locura tejen su trama intrínsecamente unidas, sin que sepamos bien donde están sus límites.. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Excelente, y me pregunto cuántas historias angustiosas podrán contarse en esas residencias para enfermos mentales. Me alegro de haber pasado por aquí. Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Uma bela narrativa, com uma deliciosa música!
    Excelente!

    Uma linda semana
    Besos
    A.S.

    ResponderEliminar
  21. Me ha gustado tu relato, ese don que tiene la gente para expresar sus ideas, transmitir su mensaje por medio de la poesía y la palabra lo atesoras bien, vas conduciendo el mismo con cierta intriga y algo de repele, como decimos por aquí, el final bueno, es el que es, pero mantienes nuestra atención durante la lectura del mismo, supongo que ese es el objetivo aparte de disfrutar mucho creándolo y escribiendo.
    Enhorabuena.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Maite, me pongo en el lugar de la protagonista y que tristeza he impotencia se siente, al querer volver donde te sientes feliz y no poder hacerlo y quedarte para ella en el infierno de este mundo y encima metida en un manicomio, mantienes el suspense hasta el final:), gran relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Hola Maite, sí a veces es como si el tiempo se detuviera; pero cuando el tiempo se vuelve a poner en marcha, ciertamente ya no somos lo que éramos
    Un relato mezcla de relato y poesía; Perfecto.
    Enhorabuena. 😘✔

    ResponderEliminar
  24. Dos mundos en una sola línea.
    Cuando he visto la imagen sobre el tema de Milton, se me han puesto los dientes largos. Al final, tu historia es una trampa de la que no se puede salir así como así. Una locura, un juego de la mente, como digo, dos realidades que se yuxtaponen.
    Un autentico placer haber leído tu trabajo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Maite, el cuadro es impresionante, ese ángel mirando las cataratas del abismo...A partir de ahí tu relato adquiere matices humanos y divinos.Todos, de alguna manera, dejamos atrás "el paraíso perdido" para enfrentarnos al mundo real.A veces recordamos o soñamos con esas otras dimensiones que la mente intuye y hasta se permite visitar...Pero ahí estamos, sobrellevando la realidad, como la protagonista,luchando entre la cordura y la locura, bebiendo e intuyendo a ratos esas gotitas de bosque divino, que la vida nos regala para estimularnos e impulsarnos hacia adelante.
    Me gusta el realismo que le has dado, el contraste entre la felicidad de lo vivido y el dolor de volver a una realidad prosaica y estancada. Precioso e inspirador, amiga.
    Mi abrazo y mi cariño, mi hada.

    ResponderEliminar
  26. No lei a los otros pero tu relato me pareció fascinante bien escrito
    Gracias

    ResponderEliminar
  27. Siempre es terrible volver a la triste realidad tras conocer otra muy distinta y plena de felicidad. Tu protagonista,aún con un final desgraciado,es el símbolo de la felicidad que todos buscamos a lo largo de nuestras simples vidas. Un relato magnífico. Mi enhorabuena.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  28. Que maravilla de entrada.
    Me doy cuenta que también le he puesto de título El paraíso a la que subí hoy.
    Eso es causalidad, ya lo sabes.
    Tus letras como siempre engrandecen la mirada, nos colman de alegría y nos hacen reflexionar.
    Gracias Maite, un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  29. Que gran historia pase por muchas sensaciones mientras te leia pero ese final me desconcerto al final termino enloqueciendo.
    Bellisimo ese paraiso en el bosque.
    Un abrazo Maite y buena semana!!

    ResponderEliminar
  30. Muy interesante y conmovedor relato. Hay vidas así, que son robadas a quienes las poseen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. ¡Caramba! Acabo de leer -y viajar- a bordo de una prosa poética singular, bella y dolorosa, envolvente como un abrazo y despojante tal como suelen traicionar los sueños. O los abismos de algunos delirios. El final es causa y consecuencia de ese paraíso de inapelable precio, y está narrado magistralmente.

    Tiene frases hermosas, bueno, casi todas, como esa mirada "como el silencio de los glaciares"; "lienzo de nubes". Y de allí a "un lenguajes similar al de las cacatúas". Destreza y agilidad en una pluma admirable. Felicidades.

    ResponderEliminar