17/6/16

Último tango


                                                                     Foto: Google



ÚLTIMO TANGO


La luna ha volcado su vestido de luz sobre nosotros.
Y está desnuda y pura
como este amor.

El bandoneón,
rosa negra sin espinas,
enraiza melancólico en nuestros dedos:
Y ya no podemos soltarnos.
Nunca.

Y es imposible no amarrarnos,
Imposible no mirarnos,
imposible no amarnos.

Dardos como besos callados atraviesan la oscuridad.

Y es imposible no llorarnos,
imposible no bebernos,
imposible no abrazarnos...
en esta música de caracolas rotas,
en este último y rojo tango.

*

("Madera y miel", 2015)

*

*