17/10/15

El misterio...

                                       Pintura de Michael Parkes

Cuando era muy joven sentía una extraña maravilla por existir. Tomar conciencia de mi yo, del enorme misterio que me rodeaba podia ser inquietante y magnífico a la vez. A veces, todo me parecía un sueño...
Es en esos momentos cuando algo muy suave te toma de la mano y te enseña que nada es lo que parece, que todo es más grande y maravilloso de lo que jamás puedas imaginar...



EL MISTERIO TE TRASPASA
 

El misterio nos rodea, penetra con avidez por todas las ventanas, por todos los oídos, por todas las manos que piensan, por todas las mentes que acarician... 

El misterio rodea tu cintura y le da alas a tus pies; te hace probar la sal de la tempestad; te sopla palabras de armonía desde los rayos que rompen en la noche... 
El misterio llega, te toca y se va, dejándote un perfume, una sombra, un beso, una duda, una lágrima, una ráfaga, un paso de desafío. Te ha tocado y ha volado a cantar amaneceres a otra galaxia; te ha mirado a los ojos, te ha cegado de belleza, te ha despertado con un trote de caballos. Sígueme, dice. Y tú buscas esa estela de caracol dorado, perdiéndote por las selvas de tu razón:
 "Busca, busca el conejo blanco que abre inmensidades como túneles de sabiduría; busca en tu ombligo el nacimiento de un río eterno; ahora, ya, sígueme". 
Y tú indagarás... tras las huellas del terremoto, tras el arco iris enredado en las palmeras, en un nido de cigüeñas, tras las miradas de los hombres, tras la carrera del gamo, bajo el pantano, sobre el aro de Saturno, entre las Pléyades, en la manzana asombrosa de tu corazón... 

Cuando creas que lo has encontrado, te reirás, vestido de belleza, y caerás de felicidad sobre el verde suelo de la vida. Entonces descubrirás que nuevas huellas de misterio brillante van naciendo sobre el lago de tu alegría, perdiéndose por un horizonte que no acaba...
Y te reirás todavía más. 


(Octubre, 2009)

***