3/3/12

Despedida


Y aquí está el camino.
Nos aferramos a él con la furia de las margaritas.
Es el camino donde nos llueve el rojo
del amanecer,
donde tu sombra
se desgarra lentamente de la mía,
donde quisiéramos
abrir los brazos,
cruzar nuestros cuellos,
fundir nuestras piernas
y transformarnos en encina
clavada en el tiempo.